Al eritema tóxico también se le conoce con el nombre de “urticaria del recién nacido”. Visualmente son unos granitos rojos, muy parecidos a una picadura de insecto, con una cabecilla blanco-amarillenta. Es frecuente su localización en el pecho, la espalda y las extremidades, a excepción de las palmas de las manos y las plantas de los pies. Sin embargo, no se descarta que pudiera aparecer en otras partes del cuerpo, como la cara del bebé.

También te puede interesar: ¿Por qué la piel del bebé se descama?

Fotografía de bebé - eritema tóxico

¿Cómo tratar el eritema tóxico?

La sintomatología más común es la aparición de un ligero picor. Generalmente, aparece entre el primer y tercer día de vida, durando hasta la segunda o cuarta semana. En este intervalo de tiempo, pueden suceder apariciones y desapariciones espontáneas. Así mismo, es importante apuntar que no requiere de ningún tratamiento específico, ya que remite solo.

Nota: es recomendable el uso de un gel de baño infantil especial para pieles delicadas. Así mismo, durante este brote, procuraremos no utilizar ninguna esponja o manopla para lavar al bebé. Nuestra mano bien lavada e hidratada (para evitar arañar al recién nacido), nos será muy útil.

También te puede interesar: Manchas en la piel del bebé

Respecto a las causas, comentaremos que no se conocen; suele afectar a la mitad de los niños y un hecho muy curioso es que aunque se denomine “eritema tóxico”, no existen pruebas concluyentes de que la naturaleza de esta urticaria sea tóxica.

Puedes ver más información sobre esta dolencia en medlineplus.gov y no te pierdas tampoco nuestro artículo sobre el cuidado de la piel del bebé y este otro sobre cuidados de del bebé con piel sensible.

Dejar una respuesta