Cuentos para niños: El ratón de ciudad y el ratón campestre

ratoncitos

Un  cuento para niños extraído del “El gran libro de los cuentos”

Érase una vez… un ratón de ciudad que, durante una gira por el campo, conoció a un ratoncillo campestre. Pasearon todo el día juntos y se hicieron amigos; el ratoncillo llevó a su amigo a los campos y huertos, y le hizo probar los frutos de la tierra. El ratón de ciudad se enamoró de tanta belleza, aunque los alimentos que le ofrecía su amigo no fuesen tan refinados como los que solía comer en la ciudad. En agradecimiento por una jornada tan agradable, el ratón de ciudad invitó a su nuevo amigo a que le visitara. Cuando llegó ese día, el ratoncillo campestre quedó asombrado: jamón, queso, aceite, harina, miel y mermelada llenaban la despensa junto con otras muchas cosas.

- ¡Nunca había visto nada igual! -exclamó-. ¿De verdad se pueden comer tantas cosas maravillosas?

- Pues claro que sí! -respondió el anfitrión. Y puesto que eres mi huésped, puedes comer cuanto quieras.
Empezaron a banquetear, y el ratoncillo procuraba no comer demasiado porque deseaba probar un poco de todo, antes de llenarse la barriga.

ratones

Excitado le dijo:

-¡Eres el ratón más afortunado que conozco!
El ratón de ciudad escuchaba complacido los comentarios de su amigo, cuando de pronto unos pasos interrumpieron el banquete.

-¡De prisa! ¡Vámonos!- susurró el ratón de ciudad a su amigo. Apenas si tuvieron tiempo de escapar: a dos pasos estaben los enormes pies de la dueña de casa.

-¡Qué miedo! -Por suerte, la mujer se alejó y los dos reanudaron su banquete.

-¡Ven! -Dijo el ratón de ciudad-. No te preocupes, ¡sigamos! ¡Ahora probaremos la miel! ¡Verás que buena es! ¿La has probado alguna vez?

ratones-comiendo

- Sí, una vez, pero hace mucho tiempo – mintió el ratoncillo con cieto desparpajo. Pero al tragarla no pudo por menos que exclamar: -¡Qué rica es! ¡Juro por el Rey de los Ratones que nuca había probado algo parecido!

Pero el ruido otra vez de pasos, en esta ocasión más vigorosos, hizo huir de nuevo a los dos animalitos. El dueño había entrado para buscar el tarro de la miel, pero al verla esparida por el suelo, gritó: -¡Sin vergüenzas, ratones, creía haberlos exterminados a todos! ¿Voy a buscar al gato!

Los dos quedaron petrificados por el miedo, no tanto por la presencia del dueño, como por sus palabras. Estaban atemorizados que se sintieron incapaces de respirar para no ser descubiertos. Al poco rato, y viendo que nada sucedía, tuvieron el coraje suficiente para salir de su escondite.

-¡Ven, se ha ido! -le cuchicheó el ratón de ciudad a su amigo.

gato-y-raton

De golpe, la puerta chirrió y los pobrecitos temblaron de miedo otra vez: dos enormes ojos del color de la paja, se iluminaron en la penumbra. Un gigantesco gato exploraba la despensa en busca de su presa. Los dos, intentando no hacer ruido, se escondieron de nuevo. En aquel momento hubiesen deseado que su corazón dejara de latir para que el gato no pudiera oírlo.
Por suerte, el gato se distrajo con una suculenta salchicha, olvidándose de su deber y del motivo por el cual su dueño lo había mandado venir. Luego de saciar su apetito, decidió dejar para otro día la cacería y se fue a echar un sueñecito.

El ratoncillo campestre, cuando se percató de que no habían moros en la costa, no quiso esperar un minuto más. Le dio la mano amigablemente al ratón de ciudad, diciéndole:

-¡Gracias por todo, pero me largo deprisa y corriendo! ¡No puedo soportar tanto sobresalto! Prefiero comer unas pocas bellotas en el campo que exquisiteces abundantes en la ciudad rodeado

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>