El bebé viene de nalgas ¿Debo preocuparme?

feto.jpg

PRIMERA PARTE:

Qué el bebé venga de nalgas no implica un riesgo extra para ninguno de los dos. Además, hasta el octavo mes estamos a tiempo de que cambie de posición. En la mayoría de los casos no hay ninguna razón que justifique que el bebé prefiera sentarse encima de la pelvis de mamá en vez de apoyar la cabeza. Aunque durante el 6to mes o 7mo mes el bebé aparezca en la ecografía en posición de nalgas, la postura no tiene por qué ser la definitiva.

EXISTEN DOS POSICIONES: Podálica y Nalgas puras

Cuando se habla de presentación de nalgas el niño puede estar en dos posiciones: sentado y con las piernas recogidas, de forma que los pies aparecerán por delante de su colita (es la presentación “podálica”o de “nalgas completas”, o bien sentado pero con las piernas estiradas hacia arriba, lo que se denomina “de nalgas puras”. Aunque las posiciones no deciden automáticamente cómo será el parto, si pueden influir significativamente en la decisión final.

¿NACERÁ POR CESÁREA?

Un parto de nalgas no tiene por qué ser más doloroso y no exige por fuerza la aplicación de una cesárea. Aunque es lo más frecuente, no tiene por qué practicarse siempre una cesárea si el feto está de nalgas. Si el bebé no pesa más de 4 kg ni menos de 2kg, y su posición es favorable (cabeza flexionada y presentación de nalgas puras), la capacidad pélvica de la madre es normal y el desarrollo del embarazo ha sido bueno, el bebé puede nacer perfectamente de forma natural, en un parto que debe ser totalmente espontáneo.

¡Comparte!

PinIt

3 thoughts on “El bebé viene de nalgas ¿Debo preocuparme?

  1. Pingback: El bebé viene de nalgas ¿Debo preocuparme? más información | Bebés y Embarazos

  2. Fischer

    Mi bebé venía de nalgas e intentamos hacer la versión externa, sin éxito. Conseguían girarlo un poco, pero volvía a su posición original.

    El parto de nalgas no nos convencía demasiado, por lo que nos programaron una cesarea. Sin embargo, varios días antes rompí aguas. La cesarea fue muy rápida y todo fue bien.

    La matrona nos comentó que el bebé tenía tres vueltas de cordón umbilical por el cuello y que ese fue el motivo por el cual no podía girarse y colocarse boca abajo.

    Con más motivo nos alegramos de haber escogido la cesarea, que aunque el postparto haya sido bastante duro, no nos queremos ni imaginar que podría haber pasado con el cordón umbilical si hubieramos intentado el parto de nalgas.

    Realmente parece mentira que no pueda observarse en las ecografías este detalle, ya que nos hubieramos ahorrado el sufrimiento de la versión externa y no hubiesemos estado tanto tiempo deciendo si decantarnos por la cesarea o por el parto de nalgas.

    Que tengan suerte en sus partos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>