-

¿Para qué sirve la música en los niños?

cc37

La música puede reforzar los lazos emocionales del niño con su entorno y estimular su desarrollo intelectual y anímico. En muchos estudios se ha observado que los niños cuya vida diaria tiene una buena presencia de música y movimiento rinden mejor en los aspectos de pensamiento conceptual abstracto, improvisación, originalidad, desarrollo verbal y coordinación física. La conexión entre cuerpo y mente generada por la música y el movimiento les enseña a expresar sus emociones e ideas.

Ten en cuenta que:

–La música contribuye al desarrollo integral del niño: La música es un recurso de primer orden en la formación de los alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria, dentro de una educación integral de los niños y adolescentes, tanto en aspectos cognitivos como en emocionales y
sociales. Los niños y niñas estimulados musicalmente tienen un desarrollo cognitivo mayor, responden más rápido y mejor en el aprendizaje y, por ello, es importante hacer un buen planteamiento de las actividades musicales en los centros educativos».

–La música potencia otros aprendizajes: Todos los niños en la etapa preescolar tienen un gran potencial musical, que sabiendo estimular, puede contribuir a un gran desarrollo intelectual y emocional. En este sentido, la música es un recurso estratégico transversal beneficioso para la instrucción y aprendizaje de las demás materias escolares; para el desarrollo de estrategias base, tanto cognitivas, como emocionales y sociales; para potenciar la formación integral de la persona a través del cultivo de valores de carácter realmente humanístico.

También te puede interesar:
Lo quiero ya, enséñales a tener paciencia
También te puede interesar:
El dolor de piernas en los niños
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...