¿Crees que estás enganchada a las nuevas tecnologías? ¿Temes no hacerle el caso suficiente a tu hijo? Estos consejos te ayudan a desengancharte de tu móvil

mujer telefonista
Fuente: SecondArt

Si piensas que haces más caso a tu teléfono móvil o tablet, que a tu hijo… toda sospecha es que estás enganchado a estas tecnologías. Desengancharte de tu móvil es la prioridad, en estos momentos. Puedes pensar que estoy loca, pero es cierto que muchas de las personas tenemos un grave problema con el teléfono.

Nada de teléfono móvil por la mañana

bebe sonriendo
Fuente: SecondArt

Desengancharte de tu móvil será beneficioso para la relación que tenéis entre padre, madre e hijo. Recuerda que un uso excesivo de las pantallas, en presencia de los niños y al margen de ellos, nos los aleja. Así que se consciente de cuanto tiempo le dedicas al móvil o cuantas veces lo coges para leer algo, responder a un mensaje.

Cuando te levantas por la mañana, evita coger el móvil… ¿piensas que es difícil? es una prueba para saber hasta que punto estás implicado. Cuando te levantes por la mañana, prepara todo lo referente a tu hijo ya sean pañales, biberones o la mochila del colegio. Tu prioridad es tu hijo y luego mira la pantalla. En el desayuno habla con el pequeño y deja que te cuente cosas.

Nada de móvil ni tabletas a la mesa

diferentes tipos de tablets
Fuente: davinci1993

Mientras desayunas, cenas, meriendas… con tu hijo, procura no tener el móvil en la mesa. No solo no es recomendable ya que corta posibles conversaciones y no puedes prestar toda la atención a tu hijo, estarás dando un mal ejemplo. Con el tiempo puede que ellos también estén con el móvil en la mesa, mientras le hablan.

Los mensajes pueden esperar

frase hecha de cuerda
Fuente: drfranken

Prácticamente todos los mensajes pueden esperar, mientras que estás con tu hijo entregada a alguna actividad. Piensa que cuando dejas todo para leer un mensaje, tu hijo puede estar alejandose del parque donde lo has llevado o lo has perdido en unos segundos de conversación que has tenido por Line o similar.

Hay mensajes que pueden esperar y ser atendidos más tarde, cuando tus hijos estén en casa o bien vigilados. Cuando tus hijos ya estén en la cama o bien estén haciendo los deberes. Luego podrás dedicar un tiempo para responder mensajes sin importancia.

Si te reclaman los niños ¡aléjate de las pantallas!

bebe sonriendo
Fuente: utangach

Si están en casa y están dedicados a hacer los deberes, están durmiendo, merendando o jugando tranquilamente… son momentos buenos para mirar los mensajes del móvil. Pero en cuanto tu hijo te reclame, deja el teléfono y acercate al mismo. Pregunta que quiere o que le pasa, escucha a tu pequeño… antes de atender al móvil.

 

La verdad es que es fácil ser absorbido por una conversación tipo Line o bien por un juego de internet, por ello hay que estar con cuatro ojos de más, si tienes un niño pequeño. Recuerda la importancia de la comunicación verbal con tu hijo. Habla y juega con ellos, ya verás el móvil más tarde.

 

Pon el móvil en silencio

mujer con gesto de silencio
Fuente: ajdaa

Para conseguir muchos de estos propósitos, basta con quitarle la conexión a Internet o ponerlo en silencio o vibración, si estás jugando con tus hijos. Es importante prestar atención al niño, sobretodo cuando está fuera de la casa jugando en el parque. Los niños deben ser atenidos también en centros comerciales, ya que pueden despistarse. En la calle dando un paseo junto a nosotros, pueden desaparecer en un instante que estés absorbido con el móvil.

En el caso de que tengas algo importante que mirar, es bueno que le expliques a tu hijo que tienes que mirar el mensaje porque éste no puede esperar. La realidad es que de vez en cuando hay que mirar la pantalla, pero no has de ser absorbido por ella.

¿Compartes pantalla?

dos pekemon con un trébol
Fuente: kirajan

Las pantallas son divertidas y útiles si las usas junto con tus hijos. Puedes utilizarlas para haceros fotografías juntos, enviar mensajes a la familia, escuchar música o bien jugar un rato los dos. Puedes hacer participe a tu hijo de estas cosas, así no lo estarás descuidando.

Estos prácticos consejos seguidos al pie de la letra, son estupendos para evitar algunas pequeñas adicciones como esta… que podrían convertirse en algo más grave. Recuerda hacer caso a tu hijo y mirar le móvil rápidamente y sin quitar el ojo del pequeño.

 

Después de haber leído este artículo ¿piensas que tienes alguna adicción al móvil o a la tablet? ¿Cuánto tiempo pasas mirándolas? ¿Cuando tu hijo te pregunta algo a donde miras cuando le respondes? ¿Alguna vez te ha pasado algo por ir mirando al móvil por la calle? ¿Crees que podrías ser adicto al móvil? ¿Alguna vez has tomado algunas de estas medidas para evitar coger tu teléfono?

 

Dejar una respuesta