Aquí os dejo cinco formas estupendas de saber cuándo estamos ovulando. Si no estás muy segura, os dejo un poco de información para tener una idea. Recuerda que la ovulación sucede con más frecuencia a mitad del ciclo menstrual y este ciclo tiene un promedio de 28 días (siendo lo más habitual aunque hay muchas excepciones) Como a veces no ocurre a la mitad, ya que cada mujer es distinta, esto influye en que los periodos de ovulación no siempre serán igual de largos.

ovulando

Forma 1: Existen calculadoras de ovulación. Si quieres saber cuándo estás ovulando, en estos casos, puedes apuntar con antelación cuando es tu primer día de regla y cuándo comienza el primer día de la siguiente. Ve marcando la mitad de tu propio ciclo, si no es cada 28 días esto te ayudará a personalizarlo en función de tu propio cuerpo. De esta forma marca la mitad de tu ciclo que, aunque varíe ligeramente podrás mantener un calendario menstrual. También es una buena idea hacernos con un kit de ovulación que puedes comprar. Los hay de muchas formas.

Forma 2: Hay mujeres que notan su propia ovulación ya que ésta va acompañada de una serie de sintomatologías como pueden ser calambres, dolores o punzadas…. Normalmente un lado dolerá más que el otro (del lado que estamos ovulando)

Forma 3: Vigilar la temperatura corporal es muy importante. Existen los termómetros basales que los puedes encontrar en el mercado. Infórmate para aprender a utilizarlo,  normalmente es mejor tomar la temperatura por la mañana; comprobarás que la misma cambia a lo largo de todo tu ciclo, aumentando poco apoco.

Forma 4: Un consejo es realizar el anterior paso durante varios meses. Un mes solo no basta, deberás utilizar el termómetro durante unos cuantos meses y apuntar la temperatura sin pasar un día. De esta forma conseguiremos un patrón de nuestros ciclos y predecir así el momento de la ovulación.

Forma 5: La posición del cuello uterino cambiará, a medida que el óvulo se encuentra a punto de liberarse. La posición del cuello uterino a principio del ciclo es baja, estará más duro y cerrado. Cuando nos acercamos a la ovulación éste se puede sentir, en algunas mujeres más que en otras, diferente. Puedes revisarlo con tus propios dedos y notar que está distinto.

Estas son las cinco primeras formas que os dejo, pero hay más que te ayudarán a saber cuándo estás ovulando… por ejemplo el cambio en la consistencia del moco cervical o bien aumento de flujo de aspecto blanquecino. A medida que estés cerca este “moco” se va aclarando y cambiando de consistencia, como una clara de huevo… hasta llegar a secarse. Vigilando el moco cervical y la posición cervical, controlaremos nuestra ovulación.

Fuente:  gettingpregnantaftermiscarriagetips

Dejar una respuesta