alimentación en verano

Si estáis embarazadas, ya sabréis lo incómodo que es para nosotras esta época del año. Calor en exceso, sudor, cansancio… son algunos de los síntomas del verano durante la gestación. La alimentación puede ayudarnos a controlar mejor el exceso de calor.

  • Para comenzar bien el día, un desayuno completo es esencial. Debe incluir cereales, lácteos y fruta fresca de estación.
  • Se deben evitar las comidas copiosas, pesadas y con muchos condimentos.
  • Se recomienda tomar alimentos ricos en fibra, como las verduras, las ensaladas y las frutas frescas.
  • Las ensaladas, ensaladillas, gazpachos, cremas frías… son las comidas más recomendables para esta época.
  • Los zumos de frutas, bien fríos, aportarán una agradable sensación a nuestro cuerpo.
  • Debemos tomar hidratos de carbono como la pasta, arroz, pan y proteínas en plancha y con poco aceite.
  • Durante los nueve meses debemos reducir la cantidad de sal diaria para disminuir la retención de líquidos en el cuerpo.
  • Frutas como la sandía, que están llenas de agua, nos hidratarán, refrescarán y beneficiarán.
  • Opta por alimentos fáciles de digerir y de alto valor nutritivo y energético.
  • La piscina, los refrescos, los helados, el aire acondicionado, los masajes con geles fríos… cualquier opción es buena para disminuir la temperatura corporal.
  • El yogures un buen recurso para utilizar en las dietas de verano, porque resulta muy apetecible al tomarse frío y es más fácil de digerir.

 

Dejar una respuesta