El alivio del dolor durante el parto contribuye a aumentar el bienestar físico y emocional de la gestante y debe de ocupar un lugar prioritario en los cuidados de la matrona. Debe proporcionarse información a las mujeres en la gestación y el parto sobre los métodos farmacológicos y no farmacológicos disponibles. Como todas sabemos, dentro de los métodos farmacológicos existentes para la analgesia en el parto, encontramos la epidural.
Las técnicas complementarias no farmacológicas de alivio del dolor en el parto que se utilizan son:

Deambulación y cambios de posición durante la dilatación y el expulsivo.
• Apoyo continuo de la gestante.
• Uso del agua como analgésico.
• Inyecciones de agua estéril.
• TENS, acupuntura, técnicas de relajación y masajes.

MÉTODOS FARMACOLÓGICOS.

Anestesia epidural.

La anestesia epidural es la introducción de anestésico local en el espacio epidural, bloqueando así las terminaciones nerviosas en su salida de la médula. Por lo tanto su distribución será metamérica, o sea se anestesiará la zona del cuerpo que corresponde a los nervios que han sido alcanzados por el anestésico local inyectado. Fue descubierta en 1921, por el médico militar Fidel Pagés, natural de Huesca, España.
La técnica de punción epidural se realiza con el paciente sentado o en posición de decúbito lateral y se punciona el espacio entre las dos apófisis posteriores de la vértebra. El nivel de punción está en función de la zona que se desea anestesiar. La punción lumbar, que es la más frecuente, se realiza en los espacios vertebrales entre dos vértebras lumbares y se anestesia la zona abdominal

MÉTODOS NO FARMACOLÓGICOS.

Deambulación y libertad de movimientos

El poder moverse libremente durante el proceso de parto ayuda a la mujer a afrontar la sensación dolorosa.
La evidencia disponible sugiere que si la mujer está en posición vertical en la primera fase del parto tiene menos dolor, menos necesidad de analgesia epidural, menos alteraciones en el patrón de la frecuencia cardiaca y se acorta el tiempo de la primera fase del parto. Además, la verticalidad y el movimiento favorecen que el bebé tenga el máximo espacio posible en la pelvis.

Apoyo continuo durante el parto

Los efectos del apoyo continuo de la mujer durante el parto ha sido objeto de estudio, en el cual se ha concluido que las mujeres que contaron con apoyo continuo durante sus partos tuvieron menor necesidad de analgésicos y estuvieron más satisfechas con la experiencia.

 

Imagen: caminosandares

Dejar una respuesta