Para finalizar con los métodos de analgesia que existen para disminuir los dolores del parto, hablaremos del TENS y otras técnicas manuales.

TENS

Dentro de las técnicas no farmacológicas de alivio del dolor en el parto encontramos la Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS). Consiste en una estimulación nerviosa eléctrica transcutánea que aporta beneficio psicológico y autonomía. Este método consiste en un generador de impulsos eléctricos conectado a uno o dos pares de electrodos que son adheridos a la piel en la zona en que se pretende reducir el dolor. En concreto, en su uso para el trabajo de parto, los electrodos se colocan a ambos lados de la espina dorsal, en la parte media y baja de la espalda.

Es la propia mujer la que, mediante un pulsador, puede controlar el generador y aumentar la intensidad de la corriente eléctrica durante las contracciones. Su utilidad se basa en que los estímulos procedentes del aparato viajan más rápidamente que los estímulos dolorosos, bloqueando la transmisión de estos últimos hacia el cerebro  Además, parece influir en la secreción de endorfinas, aumentando sus niveles. Se trata de un dispositivo portátil, que permite la movilidad de la madre durante la dilatación, es de manejo muy sencillo y carece de efectos adversos.

Al ser conectado, la mujer siente un leve cosquilleo cuya intensidad puede ajustarse manualmente, controlando la intensidad de emisión de los impulsos en
función del grado de dolor. Se sugiere su uso exclusivamente durante la fase de dilatación y, de manera preferente, al inicio del trabajo de parto, cuando el dolor no es demasiado intenso. Su efectividad ha sido objeto de varios estudios en los últimos años, al existir experiencias contradictorias tras su empleo para el alivio del dolor del parto. Se considera que el dispositivo TENS podría tener un beneficio psicológico para las mujeres que lo usan, debido a la posibilidad de contar con un dispositivo de manejo del dolor controlado por ellas mismas, y se recomienda en los casos en que esté desaconsejado el empleo de métodos farmacológicos o como elemento complementario para el manejo del dolor del trabajo de parto.

Este aparato se utiliza a menudo en los medios de tratamiento del dolor de los fisioterapeutas.

Acupuntura

Aunque no se ha podido establecer una conclusión sobre la eficacia analgésica de este método para el tratamiento del dolor, algunos ensayos encuentran diferencias significativas respecto al acortamiento de la duración del parto y menor uso de analgesia.

Técnicas de relajación

Producen una disminución de la ansiedad, una mayor distracción de la atención al dolor y una reducción de su percepción.

Masaje

Incluye la manipulación de los tejidos blandos del cuerpo y se utiliza para ayudar a relajar los músculos tensos y suavizar y calmar a la gestante. Dos ensayos efectuados concluyen que la utilización del masaje durante el parto mejora la relajación y reduce
el dolor porque mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos.

Para finalizar, decir que existen otros métodos como la hipnosis, aromaterapia, audioanalgesia, reflexología y música que están siendo estudiados para saber si son efectivos contra el dolor que se produce en el parto.

Dejar una respuesta