-

Ayuda a tu bebé a superar éstos síntomas

El funcionamiento del intestino no es igual en todos los niños y, por lo tanto, el tipo de trastorno y la intensidad del dolor varía mucho de unos a otros

ESTREÑIMIENTO:Es la disminución en la frecuencia de la emisión de heces, que se vuelven secas y duras. También lo es cuando son frecuentes, pero dolorosas y acompañadas de llanto. Es un problema común y pasajero, pero hay que actuar porque puede cronificarse. Los bebés que toman pecho pueden pasar días sin hacer deposiciones sin tener estreñimiento.

  • Incrementa la cantidad de verduras, en especial las más ricas en fibra (acelgas, judía verde, puerro) y frutas (plátano, manzana, naranja).
  • Aumenta la cantidad de líquidos.
  • Masajes su abdomen con movimientos circulares
  • Siéntalo en una bañera con agua caliente para relajar su ano.
  • En caso de emergencia usa un supositorio de glicerina, pero mucho cuidado no abuses de este método (solo en emergencias, y consultalo con tu médico).

DIARREA: Es una disminución de la consistencia de las heces, normalmente asociado a un aumento de su frecuencia. En los bebés es menos habitual que el estreñimiento y la mayoría están causadas por virus, entre los que destaca el rotavirus, que también ocasiona fiebre y signos catarrales.

  • Ofrécele agua de arroz o de zanahoria.
  • En la farmacia puedes comprar soluciones de rehidratación oral compuestas por agua, glucosa y sales minerales que evitan la deshidratación.
  • Si los estás alimentando con leche materna, sigue dándole el pecho y además el suero que acepte.

VÓMITOS: No hay que confundirlos con las típicas regurgitaciones de después del amamantamiento. Pueden estar causados por un foco infeccioso, pero también por una sobrealimentación. La obsesión de algunas madres por ver a sus hijos bien nutridos les lleva a alimentar en exceso a sus bebés y éstos, por lógica, rechazan la comida o, una vez ingerida, reaccionan vomitándola.

  • Evita darle agua sola a menos que el pediatra especifique la cantidad que debes darle.
  • Ofrécele cantidades pequeñas pero frecuentes de soluciones orales electrolíticas de venta en farmacias.
  • Si sólo toma leche materna y vomita, amamántalo de 5 a 10 minutos cada dos horas. Cuando lleve 8 horas sin vomitar, recupera las tomas normales.
También te puede interesar:
Amor eterno entre mamá y bebé de 6 a 12 meses
También te puede interesar:
Practica la risoterapia con tu hijo
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

Alcohol: ¿Cómo afecta su consumo en el embarazo?

Cuando estás embarazada o planeas hacerlo, la opción más segura es no beber alcohol en absoluto. De hacerlo durante el embarazo pones a tu...

Snacks para niños: opciones saludables y nutritivas

Preparar snacks saludables ricos en fibras, vitaminas y antioxidantes es una muy buena idea para incrementar el consumo de frutas y verduras en los...

¿Qué es el baby talk? y ¿en qué consiste?

Seguramente te has fijado en cómo los adultos hablamos con los bebés y con los niños pequeños, a este fenómeno se le llama baby talk. Si quieres...

¿Cómo ayudar a tu hijo a ser independiente?

Para criar a un niño independiente y seguro de sí mismo es muy importante saber en qué momento intervenir, y en que otros dejar...

Genitales: la importancia de llamarlos por su nombre

La importancia de que los niños digan por su nombre a los genitales es para que los acepten como tal, de otra manera el...