Siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, pero a veces como padres ( muchas sin darnos cuenta) nos olvidamos de pequeñas cositas que harán de tu pequeño una persona más feliz, y estará mas preparado, para enfrentar mejor el futuro.

1. Quererlo como individuo único e irrepetible, cada niño es diferente con sus defectos y virtudes. Se consigue a través de un conocimiento profundo de su personalidad. Es importante conocer sus miedos, dificultades, deseos, emociones, capacidades e incapacidades, entre otros aspectos.
2. Educarlo como un ser social: Inculcarle valores como la obediencia, el cariño hacia los padres, el respeto a sus profesores, hacia sus amigos, hacia las personas que conviven con él a diario o las que ve cada tanto.

3. Enseñarle a ser positivo: Ayudarlo para que sea optimista ante cualquier tipo de dificultad. Nunca es bueno cargarlo con miedos y pesimismo. Si algo hoy le sale mal, mañana le saldrá mejor, hasta que logre salirle bien, todo lleva su tiempo. Y cada niño tiene sus tiempos.
4. No recriminarle errores de forma constante: Es mejor evitar “pasarle factura” por lo que ha hecho mal. En cambio, ayúdalo a modificar esas actitudes erróneas. Evita: “ya te lo dige”, “siempre lo mismo contigo”.
5. Mejorar cada día como padres: Sólo a través del propio ejemplo personal se le puede permitir crecer como persona. Los niños siempre ven como ejemplo a sus padres y cuando sean grandes quieren ser como ellos.

No te olvides: Nadie nos enseña a ser padres, aprendemos nosotros mismos con nuestras experiencias, observando, preguntando, viviendo, mirando hacia los costados y viendo lo bueno y lo malo.

1 comentario

  1. A los niños niños, no hace falta mucho enseñarles a ser feliz, nosotros deberíamos aprender a reírse y ser positivos con cualquier cosa – como lo hacen ellos.
    Pero el problema viene cuando ya no son tan niños… entonces estos consejos son geniales!

Dejar una respuesta