Queremos que nuestros bebés también vayan a la moda. Muchas tiendas y marcas lo saben, y por eso confeccionan ropa para los más pequeños que siguen los cánones y las tendencias que marcan la moda.

Pero, no debemos olvidar que los bebés se pasan la mayor parte del tiempo en las cunas o los carros y, por muy monos que los queramos vestir, ante todo, tienen que ir cómodos.

Lo mejor para los recién nacidos, son los típicos peleles de una pieza. Para las épocas más frías, los niños están tapados por completo. No hay opción de que se les destapen los pies, y por tanto se les enfríen. Además, al ser de una sola pieza, no llevan gomas o cierres en la cintura que podrían resultarles molestos o incómodos mientras duermen, que es lo que más hacen durante todo el día.

Dentro de este tipo de ropa hay una gran variedad de diseños. Para los padres más modernos que quieran vestir a los bebés de forma actual, pueden encontrar peleles muy originales, si lo que quieren es huir del estilo más clásico.

Por querer que nuestros niños estén a la moda, podemos vestirlos con pantalones o camisetas que les favorezcan mucho, estén muy graciosos y guapos pero que no les resulte nada cómodo. A ellos les da enteramente igual la moda. Ya que tienen que llevar ropa, busquemos las prendas que mejor se puedan acoplar a sus cuerpecitos.

A veces nos preguntamos por qué llora un niño sin tener un motivo aparente; no tiene hambre, no ha hecho caca, todavía no le salen los dientes… ¿serán gases? Puede ser, pero no debemos olvidar que también puede ser que le moleste una costura, que se sienta incómodo con una camiseta demasiado apretada o con unos pantalones demasiado ajustados.

Encontramos diseños para todos los gustos y estilos pero, no debemos olvidar que un bebé todavía no tiene ni una cosa ni la otra. Más que la moda nos debe preocupar la cóMODA.

 

Dejar una respuesta