El cuidado y protección de los niños en los coches, nunca es suficiente. Sólo un 10% de los niños mayores de tres años usan elementos adecuados de retención infantil en los vehículos, según datos manejados por el Real Automóvil Club de España (RACE). En los desplazamientos por núcleos urbanos, el 20% de los padres sujetan a sus hijos a sillas de seguridad, mientras que en carretera el porcentaje sube al 50%. Estas cifras, totalmente insuficientes, no llegan al 90% de la mayoría de países del norte de Europa.

Para conseguir que los niños viajen como “adultos responsables”, el RACE ha propuesto, entre otros consejos:

-Explicar los motivos. Coméntales que el coche no se pone en marcha hasta que los pinturones están abrochados.
-Distraerles mientras se les abrocha. Si les molesta sentirse apretujados, así se resisten menos.
-Ofrecer recompensas durante el viaje. Algo de comer, música o un juguete pueden alegrarles el desplazamiento.
-Procurar que los niños vean la cara de los padres, aunque sea por el retrovisor, es importante. Se sentirán más tranquilos y confiados y, de paso, los padres les podrán controlar mejor.
-No castigar. Los castigos sólo suprimen comportamientos no deseados, nunca fomentan las actitudes positivas que buscan los adultos.

Dejar una respuesta