bebé

La música clásica es una música perfecta para relajarnos. Siempre se ha destacado de las demás por poseer grandes beneficios. En el primer año del bebé, los sonidos y la música tienen un papel muy importante en la evolución intelectual y emocional del pequeño. Muchos bebés cuando están más alterados se relajan con este tipo de música. También es buena para intentar dormirlos. Cuando los bebes están expuestos a la música clásica, estos se benefician, ya que la música ayuda a preparar al cerebro a que piense de una forma especial.

Recientemente se ha demostrado que los bebés nacidos antes de tiempo podrían estimular mas rápidamente su metabolismo tras escuchar música de Mozart, y esto les haría ganar con mayor facilidad el peso necesario para abandonar la incubadora. Hace meses que la esfera médica debate los efectos beneficiosos de la musicoterapia en los bebés nacidos antes de término, intentando demostrar que los efectos relajantes de las melodías y compases pueden hasta cierto punto reducir el nivel de dolor.

La expresión “Efecto Mozart” se refiere a los efectos beneficiosos que puede producir a las personas escuchar las melodías del compositor. Este efecto se vio que podía beneficiar a los bebés, ya desde el útero materno, pero no de cualquier manera: se suponía que la música de Mozart los hacía más inteligentes. Las propias melodías, la métrica, el tono, el timbre y las frecuencias de su música parece que estimulan el cerebro humano, activando nuestras neuronas.

Dejar una respuesta