¿Cómo se detecta un cólico de lactancia en los bebés?

¿Son frecuentes estos tipos de cólicos?

¿Qué hacer en caso de que nuestro bebé sufra uno?

Todas las madres nos preocupamos cuando vemos que nuestros bebés lloran  desesperadamente sin ningún motivo aparente que lo justifique, estos molestos cólicos de la lactancia son episodios muy frecuentes en los recién nacidos y saber cómo debemos actuar en esos momentos puede ayudarnos y salvarnos de muchas preocupaciones y más aún si se trata de una madre primeriza.

Se caracteriza por la presencia de dolor abdominal, el bebé encoge las piernas, su rostro enrojece, y llora distinto a cuando llora porque tiene hambre o se siente solo, el llanto no cesa aun cuando se lo coja en brazos, lo que genera un cuadro de angustia en el entorno familiar.

El cólico del lactante se diagnostica en los niños menores de 4 meces y es independiente del tipo de lactancia, se trata de un problema frecuente y varía en duración e intensidad, en cualquier caso se trata de un trastorno benigno y normal que tiende a desaparecer por sí solo más o menos al final del tercer mes.

 

A pesar de las investigaciones que existen sobre las causas del cólico del lactante no se conoce con exactitud su causa, y algunas han sido valoradas como causantes como es la de causa psicológica y la gastrointestinal.

Cuando se presenten estos cólicos lo más normal es que consultemos con el pediatra cuantas veces sea necesario.

Se ha de tener paciencia y mucha calma.

Realizar masajes al bebé a diario como prevención y para facilitar la expulsión de gases con movimientos suaves y circulares en sentido de las agujas del reloj.

Hacer movimientos de “pedaleo” con las piernecitas del bebé, flexionando y estirando suavemente hacia el abdomen.

Si el bebé tiene dolor, conviene colocarlo boca abajo, apoyando en el brazo o en el regazo haciendo movimientos rítmicos, meciéndolo o balanceándolo suavemente.

Fuente: gastroinf

 

 

Dejar una respuesta