gatear.

Échale una mano a tu bebé. Los especialistas consideran que el gateo es la base del desarrollo de múltiples aspectos, por lo que es importante no saltarse esta etapa. Algunos bebés gatean de forma espontánea con una habilidad pasmosa, mientras que otros, algo más remolones, necesitan una ayudita.

Toma nota:

–Entrénalo: Si te colocas echada sobre tu espalda y levantas a tu bebé de modo que quede apoyado en cuatro puntos sobre tu pecho (pies y manos), estarás invitándole a que gatee.

–Elije un buen lugar: No todas las superficies son válidas para gatear. Déjalo libre sobre una base plana, firme y amplia.

Vístelo cómodo: La ropa no debe ser un impedimento en sus esfuerzos por avanzar. Puede que con los peleles sus rodillas resbalen. Lo mismo ocurre con los calcetines. Lo ideal es gatear descalzo, pero si lleva zapatos, que sean flexibles y anatómicos para no deformar sus pies. El pañal, especialmente si está muy mojado, también puede ser un estorbo importante.

–Ponle un objetivo: Coloca frente a él, a poca distancia pero inalcanzables con sus manos, objetos de colores vivos que llamen su atención y le animen a moverse para atraparlos. Tú misma puedes ser su mejor reclamo si te sitúas frente a él.

–Dale un empujoncito: Si se encuentra en posición de gateo, pero no se decide a avanzar, empuja suavemente con tus manos las plantas de sus pies para que sienta como se desplaza hacia delante.

–Ni más listo ni más guapo:En todo caso, no te alarmes si tu bebé no gatea nunca. Si bien es cierto que gatear es provechoso, eso no significa que al final sea más tonto o menos habilidoso que el que sí lo ha conseguido. De hecho, algunos bebés dominan tan bien este arte que tardan más en ponerse en pie y caminar porque no lo necesitan para llegar a sus objetivos.

bebe


Lento pero seguro:

  • Asegúrate de elegir un lugar libre de obstáculos y peligros. Las plantas o mesas de centro son un estorbo.
  • En cuanto empiece a tener autonomía de movimientos, nunca lo dejes sin supervisión.
  • Presta atención a aquellos elementos del hogar (enchufes, escaleras, puertas…) que antes no representaban un peligro.
  • Retira del suelo cualquier objeto que pueda llevarse a la boca y tragar, así como cualquier sustancia potencialmente tóxica.
Compartir
Articulo anteriorEmbarazada y con estrés
Artículo siguienteLa neumonía en los niños

Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc.
Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)… ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta