La pérdida de apetito es muy habitual en niños de todas las edades, y es muy importante saber cómo motivarle para que coma y esté bien alimentado.

Abrir el apetito a un niño
Fuente: Televicentro

Los niños atraviesan diversas etapas que pueden hacer su crianza un poco difícil o complicada, como cuando están en la de no querer comer. De repente, aunque siempre hayan comido bien, llega un día en el que no quieren, y hay que ingeniárselas de mil maneras para conseguir que se alimenten, al menos con una cantidad mínima.

Los cambios en el apetito pueden deberse a varios motivos, como que le estén saliendo dientes o muelas, que se encuentre mal, que tenga una enfermedad… pero no siempre es fácil identificar el problema, ya que en ocasiones no quiere comer simplemente por capricho o porque no les gusta lo que se les da y prefieren otra cosa.

 

También hay que tener en cuenta que los niños se aburren cuando comen lo mismo una y otra vez, algo que sucede cuando toma leche y poco más, o cuando está con los purés y a las mamás no se nos ocurren recetas para hacer algo diferente. No hay que agobiarse si es algo pasajero y con determinados alimentos, tarde o temprano terminará aceptándolos, el problema es si no quiere comer nada.

 

¿Qué hago para que tenga apetito?

Abrir el apetito a un niño
Fuente: Escuelas Infantiles Velilla

Para poder abrir el apetito a un niño y que coman lo que deben puedes utilizar algunos trucos y consejos que son muy eficaces. Ten en cuenta que no todos funcionan con todos los niños ya que cada peque es un mundo, pero por norma general encontrarás muchos que sí te ayudarán.

  • Haz que el plato sea más apetecible, cambiando algunos ingredientes y cocinando de forma que la comida le resulte original y divertida. Sigue siempre los consejos nutricionales y nunca, nunca, le ofrezcas de comer algo diferente a lo que tiene en el plato, se acostumbraría a poder elegir.
  • Convierte el espacio donde come en un ambiente agradable y tranquilo en el que se pueda sentir a gusto. Ponerle la tele puede ser un riesgo ya que se suelen entretener, aunque con mi niña lo hacemos y come perfectamente porque sabe que si no lo hace, se la quitamos.
  • Procura que disfrute de la comida y de comer en familia. Es importante que comáis todos juntos y que, en la medida de lo posible, vea que coméis lo mismo. Sentarlo a la mesa a comer es perfecto para que empiece a adquirir hábitos alimenticios en familia.
  • Es muy importante respetar el horario de las comidas, puede haber una ligera diferencia de un día a otro, pero no de varias horas y estar comiendo cada día a una diferente. Está claro que un día puede surgir algo y que sea una excepción, pero por norma general debe comer siempre a la misma hora.
  • Evita que picotee entre horas, sacia muchísimo y cuando se siente a comer no va a tener tanta hambre como si no hubiera picado nada. Sí es conveniente que se tome algo a media mañana, pero deja al menos un par de horas hasta la comida para que tenga hambre y coma bien.
Abrir el apetito a un niño
Fuente: Imagui
  • El plato nunca puede estar lleno a rebosar, es mejor que se le ponga menos cantidad y se le dé la posibilidad de repetir si quiere más. Los niños comen en pequeñas cantidades, y muchas veces pensamos que no comen porque no vacían el plato, cuando en realidad para ellos ha sido más que suficiente.
  • Beber agua o comer pan durante las comidas no es recomendable ya que llena el estómago, así que hay que limitar su consumo. Lo mejor es dejarlo para el final, cuando se haya comido todo lo “obligatorio”.
  • Una buena idea es animarles a que se coman primero lo que menos les gusta, así podrán disfrutar del resto sin ningún agobio y comerán mejor. Es probable que cueste alguna llantina, pero es lo mejor, ya que si comen primero lo que más les gusta, no habrá manera de que se coman lo demás después.
  • Los niños comerán mejor si se sienten partícipes de la preparación de la comida y de la mesa, así que pídele que te ayude a llevar el mantel, poner las servilletas, preparar algún alimento o lo que su edad le permita hacer.
  • El pescado y las verduras es muy difícil que se lo tomen sin problema, así que busca maneras de disfrazar estos alimentos, por ejemplo en un puré. Mi niña, que tiene 21 meses, no come pescado a no ser que sea empanado, así que es como se lo preparo hasta que lo acepte de otra manera. De vez en cuando se lo preparo diferente para ver si lo quiere, y así hasta que coma de todo y cocinado de cualquier forma.
Abrir el apetito a un niño
Fuente: La Tarde

Con todos estos consejos estoy segura de que tu niño recuperará el apetito y comerá mucho mejor. Es muy importante que lo felicites cuando tiene una conducta positiva frente a la comida, especialmente cuando se come algo que en un principio no quería. Es también indispensable que quien se ocupe de darle de comer tenga paciencia, ya que lo nota y puede ponerse en rebeldía.

¿Te da problemas tu peque para comer? ¿Tienes algún truco que quieras compartir con nosotros?

Dejar una respuesta