Buenos días amigos! En el espacio de hoy vamos a dar algunos estupendos consejos para aliviar los vómitos en los más pequeños.

Si tu hijo se ha puesto malo y lo ves vomitando, además de avisar a su pediatra, podemos darle un poco de suero casero. Pero recuerda permitir que el estómago del pequeño descanse durante media hora entre toma de rehidratación.

Recuerda que algunos líquidos como la manzana, refrescos, caldos de pollo… etc, no son del todo buenos para permitir la rehidratación, de hecho puede surtir el efecto contrario.

El contenido en sal o azúcares podría producir el efecto contrario y debemos pretender la hidratación, pues el vómito hace que el cuerpo se deshidrate por el líquido que suelta.

Si pensamos en el agua, vemos que es un líquido que sirve para hidratar al pequeño, pero hemos de administrarla en dosis pequeña y no es lo único que podemos darle, consulta con su pediatra.

Recuerda que es muy importante, si no queremos que la vomite, que los líquidos que ingiera sea en pequeñas cantidades. De esta manera no irritará el estómago, mucho líquido puede hacer que siga vomitando.

Cuando veas que tu hijo poco a poco deja de vomitar y se encuentre mejor, haga dieta blanda.. es decir que no coma normalmente de repente. Puedes ponerle un poco de arroz, pan, cereales, yogur, pure de manzana o verduras..

Luego que vuelva a la dieta regular, así su estómago se adaptará más fácilmente y evitaremos que vuelva a ponerse malo.

Normalmente los pequeños pueden tener pocas ganas de comer, después de haber vomitado mucho.. pero hemos de cuidar que no se deshidrate. Es importante saber que los zumos de frutas podrían llevar a la diarrea al pequeño, así que hemos de evitarlos durante los vómitos.

Si en un transcurso entre 12 y 24 horas el pequeño no ha cesado hemos de llevarlo a un hospital, pero antes hable con el pediatra.

Dejar una respuesta