El baño además de proporcionar la higiene necesaria al pequeño, podemos darle un momento de placer para que se relaje. Te explicamos paso a paso cómo debes bañar a tu bebé:

  1. Una vez llenemos su bañerita con agua calentita, pero con cuidado que no queme, lo sumergimos. Para ello, apoyaremos su cabeza en el hueco de nuestro brazo, sosteniendo la parte exterior de su hombro con la mano. Pasemos el otro brazo por debajo de sus nalgas y sujetémosle por el muslo. Sumerjamos al pequeño empezando por los pies.
  2. Primero, comenzaremos lavando su cabeza (siempre con productos específicos para bebés). Para ello, mantendremos al bebé en posición horizontal apoyando su cabeza con nuestro brazo. Hay que tener mucha delicadeza cuando bañemos a nuestro bebé.
  3. Continuaremos con la espalda y el resto del cuerpo. Con la ayuda de una esponja natural lo limpiamos con cuidado. No debemos realizar movimientos bruscos, porque puede asustarse y llorar. Para lavarle la espalda cojamos al niño por la parte exterior de su hombro, pasando nuestro brazo por delante de su pecho, el bebé estará protegido.
  4. El último paso será secar al bebé con mucho cuidado. Después, tumbaremos a nuestro hijo sobre el cambiador y con una toalla  suave lo iremos secando.

 

Los productos para bañar a nuestro bebé podréis comprarlos en farmacias o en algunas droguerías, pero mejor será en farmacias. Probaremos con un gel, champú y si le va bien, continuemos con el mismo,  es mejor lo bueno conocido que lo malo por conocer.

Dejar una respuesta