Cómo cuidar la piel con cosmética natural durante el embarazo y la lactancia

Hasta el próximo 7 de agosto, se celebrará la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una semana con la que se busca crear conciencia sobre la importancia de la lactancia para los bebés. Pero además de esto, también es una fecha perfecta para recordar la importancia del cuidado y las rutinas de belleza para las mujeres, tanto durante el embarazo como durante los meses de lactancia.

A lo largo del embarazo y el periodo de lactancia, el organismo atraviesa transformaciones profundas. Durante los meses de gestación, la piel de la mujer puede enfrentar distintos desafíos, como la formación de estrías, la emergencia de manchas oscuras, la presencia de picazón, la aparición de celulitis, o la pérdida de cabello. Para prevenir o disminuir estos problemas, es esencial adoptar prácticas de cuidado adecuadas y emplear productos naturales y seguros para el bienestar de la madre y del bebé.

Para Natalia Olmo el cuidado de la piel de la mujer embarazada, durante el postparto y la lactancia, así como el cuidado de la piel del bebé, es primordial  y así lo demuestra en la firma que creó con mucho mimo hace 7 años  “En Maminat, estamos comprometidos con la salud y el bienestar de las mujeres embarazadas y sus bebés, nuestros productos son aptos para el periodo del embarazo y también pueden utilizarse con niños. De hecho, incluso, hemos creado algún producto específicamente para la tripita de las embarazadas”

¿Qué debe saber la mujer embarazada para cuidar su piel durante el embarazo y la lactancia?

Prevenir las estrías

Las estrías son uno de los problemas más comunes entre las embarazadas. Aunque no existe una técnica definitiva para eliminarlas, su prevención es clave. Desde Maminat, compartimos nuestra receta mágica de aceite anti estrías elaborado con aceite de rosa mosqueta, almendras dulces y germen de trigo, ideal para hidratar y cuidar la piel.

“Generalmente, las zonas más afectadas suelen ser el abdomen, las nalgas, las mamas, los muslos y las ingles, por lo que hay que hidratar especialmente estas zonas, sobre todo si empezamos a ver cómo se van formando estrías rojizas” aconseja Natalia Olmo

Combatir las manchas oscuras

Las manchas en la piel, conocidas como cloasmas (aparecen en distintas localizaciones: abdomen, cuello, pezones, areolas, genitales, axilas, facial), pueden generar preocupación en las futuras madres. Para prevenir su aparición, se recomienda utilizar protección solar diariamente con factor SPF 50+, que incluya filtros físicos. La crema solar de Maminat es una excelente opción para proteger la piel de los daños del sol de forma segura y natural.“Recuerda que estas manchas son el resultado del aumento de ciertas hormonas estimulantes de los melanocitos, que son las células que dan color a la piel. Aunque en muchos casos no se puede evitar su aparición, lo cierto es que el protector solar ayuda a que no sean tan oscuras.” Detalla Natalia Olmo

Aliviar picores y sequedad

El estiramiento de la piel durante el embarazo puede provocar picores y sequedad en el abdomen y senos. Generalmente el picor no viene asociado con ronchas, por lo que para aliviar estas molestias, es importante utilizar cremas hidratantes corporales elaboradas con ingredientes naturales y de calidad. Además, se aconseja utilizar geles de ducha sin perfumes, como el gel Terreta de Maminat, para evitar una mayor sequedad de la piel.

Prevenir la celulitis con masajes y ejercicio suave

La celulitis puede aparecer durante el embarazo debido al aumento de peso y cambios en el estilo de vida. Además de mantener una alimentación saludable, se recomienda realizar masajes con movimientos circulares ascendentes  comenzando desde los pies hasta los muslos, sobre todo si se acompañan con una crema hidratante corporal que aporte hidratación a la piel, pero que no sean de carácter anticelulítico. También es beneficioso realizar ejercicios suaves, como caminar, para estimular la circulación y prevenir la aparición de celulitis.

Mantener un cabello fuerte con champús naturales

Durante el embarazo, el cabello puede volverse más fuerte, pero después del parto, puede experimentar una caída masiva temporal. Para mantener un cabello saludable,  es aconsejable utilizar champús naturales sin sulfatos ni parabenos, que traten el cuero cabelludo de forma natural y segura.

Últimos artículos

Scroll al inicio