grietas_pezon

Cuando han aparecido las grietas lo primero es identificar la causa. Lo más habitual es que se hayan producido por una posición y colocación inadecuada del niño al pecho. Habría que empezar por corregirlas.

Además, debes tener en cuenta:

1. Si sólo tienes un pezón lastimado, comienza con el pecho que no te duele. Cuida mucho la posición y la colocación.

2. Extrae un poco de leche (lo de calostro) y extiéndela sobre los pezones después de la toma y deja secar al aire. La leche materna tiene propiedades antibacterianas.

3. Sobre la grieta puedes aplicar una pomada de lanolina, para aliviar el dolor y acelerar la curación. Si el dolor es muy intenso, el médico puede recetarte un analgésico compatible con la lactancia.

4. Procura que los pezones no estén húmedos (cambia a menudo los discos absorbentes).

5. No uses pezoneras: estiran el pezón y dificultan la curación. El dolor remitirá si corriges la posición. Si el bebé traga algo de sangre, no hay que preocuparse. No es peligroso.

Dejar una respuesta