Los niños suelen aprender a ir al baño solos. Pero en ocasiones se puede hacer un poco más complicado. Es habitual que el pequeño exprese de forma espontánea querer hacerlo. Pero si ves que es hora de que utilice el baño y no lo propone de forma espontánea, tienes que ayudarle. Puede ser de forma progresiva.

Propón de vez en cuando, si quiere ir al baño. Hazlo de forma natural, no cada 5 minutos, pero sí cuando creas que puede tener ganas. Si tienes un orinal para niños, con colores vivos y dibujos simpáticos, tu hijo se motivará aún más a utilizarlo. Proponle ir al baño y que se siente en el orinal infantil. Puedes hacerlo después de cada comida y si ves que bebe mucho.

niña
Fuente: Simply CVR

Recuerda que todos los niños no son iguales, por lo que unos irán al baño antes y otros más tarde. Además es importante que no te agobies y estés relajada. Si te pones nerviosa porque tu hijo no acaba o tiene ganas, pero “no le sale” es mejor tranquilizarte. De lo contrario el pequeño puede cogerle “cosa a esta situación”

Cuando hables del tema, procura hacerlo con normalidad. Y si ves que tu hijo pretende jugar con las evacuaciones, no te escandalices. No dejes que lo haga, pero explícale que no debe hacerlo. Nunca lo hagas a gritos o nervioso, porque esta acción es muy habitual en niños las primeras veces.

Recuerda que al principio de utilizar su pequeño váter, tu hijo puede necesitar pañales por la noche o incluso seguir haciéndolo durante el día. Poco a poco podrás ir retirando los pañales de la vida de tu hijo y de la tuya.

Hay situaciones que, por el motivo que sea, llevan a una regresión en el uso del orinal. No te preocupes, puede ser pasajero. Siempre con calma y paciencia, comienza desde el principio. También es una idea descubrir el origen de esta regresión, ya que puede ser por algún motivo específico.

¿Tu hijo ya utiliza el orinal? ¿Cómo aprendió a hacerlo?

Dejar una respuesta