El embarazo, es un proceso que se desarrolla a lo largo de 9 meses (aproximadamente 38 semanas desde la fecundación) y, por tanto, tiene una serie de condicionantes propio de cada uno de esos lapsos de 30 días ¿quieres conocer cómo es el embarazo mes a mes y estar preparada para afrontar sus exigencias y retos? Pues sigue leyendo.

¿Cómo es el embarazo, mes a mes

Los primeros cinco meses

Estamos ante la primera ‘mitad’ de la gestación. Especialmente al principio (sobre todo si eres madre primeriza) has de prestar una especial vigilancia a tu actividad.

Primer mes de embarazo:

En este periodo no se notan cambios externos en tu anatomía. Los brazos y piernas del embrión comienzan a desarrollarse en tu interior y se adivina la médula espinal.

Segundo mes de embarazo:

El embrión ya comienza a desarrollar los ojos y sus extremidades siguen su proceso de crecimiento. Seguramente experimentes leves bajadas de tensión arterial y puede que aparezcan las primeras nauseas.

Tercer mes de embarazo:

Los cambios hormonales pueden provocarte los clásicos cambios de humor y, asimismo, hacer que estés cansada durante el día, pese a haber dormido bien. El embrión se empieza a colocar definitivamente en la zona del vientre lo que, en este sentido, puede provocarte problemas estomacales.

Cuarto y quinto mes:

En esta fase ya se han formado las cejas y el pelo del feto. Asimismo, al final del quinto mes notarás como el pequeño o pequeña que llevas en tu interior comienza a mostrase más activo y a moverse y dar patadas.

La fase final

Entramos en la fase definitiva del embarazo, los últimos cuatro meses. Una etapa en la que vas a necesitar, más si cabe, el apoyo de tu pareja y familiares.

Sexto mes de embarazo:

El oído del bebé ya está muy desarrollado. En este periodo es capaz de distinguir las voces que proceden del exterior. En este periodo son bastantes habituales las molestias estomacales (en virtud de lo que ha crecido el útero) y la hinchazón en piernas y pies.

Séptimo y octavo mes de embarazo:

Los huesos del bebé ya casi están desarrollados en densidad por completo. Su piel empieza a volverse totalmente opaca y, asimismo, empieza a colocarse para el parto.

Noveno mes de la gestación:

Llegamos al final del camino. En el noveno mes de embarazo el feto ya distingue todos los estímulos (cambios de luz, sonidos, movimientos, …) del exterior y ya se debería haber situado totalmente de cara al parto. La mamá, por su parte, puede que presente unos mayores niveles de retención de líquidos.

Sólo queda que te prepares para darle la bienvenida a tu pequeño. Y recuerda que, como apuntan en las informaciones de preparación al parto de la web Jovenbebe, sólo 5 de cada 100 bebés nacen en la fecha prevista por el especialista.

Dejar una respuesta