-

Cómo evitar que tu peque se caiga al ponerle zapatos

En el momento que un bebé comienza a ponerse de pie y a combinar el gateo con unos primeros pasos inestables, es momento de prestar especial atención a su calzado. Para esta etapa intermedia entre el gateo y el inicio de la marcha es fundamental que los más pequeños cuenten con un calzado adecuado y confortable.

Además, es muy importante conseguir que el bebé se vaya adaptando poco a poco al uso de este nuevo elemento que usará cada vez más con el paso del tiempo. Deberá sentirse lo más cómodo posible para que a la hora de caminar no encuentre dificultad y el proceso evolucione de una manera segura y divertida.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de niños comienzan en torno a los cinco meses a hacer fuerza con el tren inferior para conseguir enderezarse. Al principio comienza a probar cerca de nosotros y con puntos que sirvan de apoyo; posteriormente combinan el gateo con momentos alzados para intentar coger cosas o llegar a sitios que les llamen la atención.

Poco a poco comienzan a perfeccionar la técnica gracias a la ayuda de paredes o muebles que sirven de guía. Es en ese momento cuando la calidad de un buen calzado resulta primordial para garantizar unos primeros pasos seguros y con equilibrio. Vestirles con zapatos adecuados proporcionará una ayuda extra en todos y cada uno de esos intentos entre el gateo y la marcha erguida.

Y es que hay que tener en cuenta que probablemente el bebé ha ido descalzo la mayor parte del tiempo hasta ese momento por lo que la adaptación al calzado durante los primeros pasos es fundamental. Saber escoger el tipo y la forma adecuada de zapato para el bebé puede ser una gran ayuda en esta fase intermedia. Modelos que se adaptan a la forma personal de cada niño o niña, de materiales ligeros y estructuras moldeables como los modelos de Biomecanics. Así, de manera progresiva y proporcionándole el calzado adecuado, la seguridad será mayor y evitaremos caídas durante estos primeros pasos.

Sus primeros zapatos: seguridad en sus primeros pasos

Andar descalzo proporciona numerosos beneficios para el desarrollo locomotriz de los niños siempre y cuando las superficies y el entorno lo permitan y no suponga un riesgo. Sin embargo, en lugares no controlados donde la protección de los más pequeños no esté garantizada, es necesario contar con un calzado adecuado que se adapte al mismo tiempo a la etapa de gateo y a esos primeros pasos.

También te puede interesar:
¿Qué pasa si un niño moja la cama?

Un zapato adecuado que proporcione estabilidad debe ser un modelo respetuoso que proteja el pie sin necesidad de oprimirlo o aportar dureza. El calzado adecuado para esta determinada fase debe ser aquel que le aporte libertad de movimiento y reduzca la inestabilidad propia de los primeros pasos con una estructura funcional como recomiendan los estudios y las guías de calzado infantil. Por ello, es fundamental diferenciar entre los tres principales tipos de calzados disponibles en el mercado para esta franja de edad. Así, evitando modelos inapropiados y adquiriendo estructuras diseñadas para el cuidado de los pies, podremos evitar que los peques se caigan al ponerles sus primeros zapatos.

  1. Calzado sin estructurafuncional
También te puede interesar:
Lactancia cómo ayudarle a expulsar el aire

En este tipo de zapato el pie no queda correctamente alojado, al no tener estructura y dejar libre el talón, por lo que da lugar a movimientos inadecuados entre el pie y el calzado. Los niños tienen que hacer un sobreesfuerzo para mantener el pie dentro de la forma del zapato, aumentando el riesgo por caídas, rozaduras e incluso pequeñas heridas.

  1. Calzado con estructura funcional CON contrafuerte

La estructura de este tipo de zapatos cuenta con un contrafuerte rígido en la parte interior del cazado que recorre toda la trasera del talón. Aunque esto pueda parecer en un principio un punto a favor, lo cierto es que al ser rígido, resta movilidad y limita el movimiento natural del tobillo.

3.- Calzado con estructura funcional SIN contrafuerte

Este tipo de zapatos, como los modelos de Biomecanics, cuentan con una estructura funcional en forma de goma flexible y blanda en el exterior del calzado. Lo que permite la sujeción del pie sin limitar la movilidad del talón y del tobillo.

El estabilizador de los calzados de Biomecanics incluye además una escotadura en la zona posterior para facilitar la flexión-plantar del pie cuando el bebé combina todavía el inicio de la marcha con el gateo.

También te puede interesar:
Consejos para la buena salud emocional en niños

Biomecanics permite que los más pequeños se vayan adaptando al calzado de una manera cómoda y segura. Además, gracias a su horma redondeada permite y fomenta la movilidad del pie al mismo tiempo que lo protege de agentes externos como el frío o golpes. A la hora de escoger sus primeros zapatos es necesario poner atención no solo en el modelo, también en la talla. Si el zapato es demasiado pequeño puede causarle molestias o rozaduras; si es demasiado grande, puede entorpecer su forma de andar y provocar que el número de caídas sean mayores.

La línea Biogateo de Biomecanics permite que el bebé se sienta cómodo y con libertad de movimiento en todo momento, desde el gateo hasta los intentos por levantarse para dar sus primeros pasos. Además, al contar con materiales suaves y blandos, no interfiere en el desarrollo de su movimiento. Seguirá teniendo la sensación de caminar descalzo mientras se adapta a sus primeros zapatos.

También te puede interesar:
El estrabismo

Recuerda que el proceso de adaptación debe ser progresivo por lo que es recomendable comenzar a probar sus primeros zapatos en momentos cortos como un pequeño paseo o para jugar en un parque infantil. En casa puede ser también un buen momento para, poco a poco, ir probando el calzado mientras juega o realiza actividades divertidas. De esta manera, podrá ir asociando momentos divertidos al uso de los zapatos, fomentando su uso y ganas por seguir usándolos.

Así los pequeños irán acostumbrándose a llevar calzado poco a poco, como parte de una nueva rutina. Y recuerda que con la estructura ergonómica de los zapatos de Biomecanics no sufrirá rozaduras ni momentos incómodos en el proceso de adaptación.

Gracias a Biomecanics tanto tú como ellos disfrutaréis de las diferentes etapas de su crecimiento. Sin duda será un momento único y especial con el que irá adquiriendo el desarrollo suficiente para comenzar a explorar con cada paso.

Lo último...