Cómo lograr una lactancia mixta de éxito

Lactancia mixta

La lactancia mixta es aquel método que combina la leche materna y, además, la leche artificial. Y, aunque la OMS recomienda que durante los primeros 6 meses de vida del recién nacido este se alimente a través de la lactancia materna exclusiva, esto a veces no es posible; por lo que se recurre a la lactancia mixta.

Lactancia mixta: ¿por qué hacerlo?

Lactancia mixta

Son muchas las razones por las que las madres acuden a este tipo de lactancia. Una de ellas es la vuelta al trabajo de la madre o bien porque esta necesita descansar. En este sentido, se necesita que otra persona del entorno pueda dar el biberón al bebé.

Hay muchos casos diferentes en los que la lactancia mixta se convierte en una alternativa necesaria. Otros de estos casos son que la madre no genere suficiente leche y el bebé necesite un aporte extra. Por otro lado también hay madres que no pueden extraerse leche materna, por el motivo que sea, y también acuden a este tipo de método de lactancia.

Uno de los casos que más se da, para pasar a este tipo de lactancia, es la reincorporación al trabajo de la madre. La baja materna dura un tiempo estipulado y algunas bajas son tan cortas que dificultan el hecho de que la madre pueda mantener una lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses del recién nacido.

Como ves en la mayoría de los casos este tipo de lactancia es, de alguna manera, impuesta. Sobre todo cuando la madre no puede producir la leche suficiente que su bebé necesita. De esta manera se hace imprescindible los suplementos de leche artificial.

Consejos para una lactancia mixta con éxito

Lactancia mixta

Si te preocupa que no tengas éxito en este tipo de lactancia, a continuación te dejamos con algunos consejos que te van a ser de mucha utilidad. El mayor y mejor consejo es tener calma e ir solucionando todos los posibles problemas que hacen que este tipo de lactancia no tenga éxito.

Generalmente los problemas que se suelen dar en este tipo de lactancia, se pueden solucionar. Primero veremos si el bebé coge bien el pecho, si succiona correctamente, si lo cogemos bien, etc. Además, recuerda, lo importante que es el dejar que coma a demanda. El bebé ha de comer siempre que quiera y durante el tiempo que necesite.

Uno de los grandes problemas para no tener éxito con este tipo de alimentación, es qu el bebé tenga problemas para succionar. Esto generalmente también se puede resolver puesto que puede ser por problemas de frenillo corto, por ejemplo. Pero en otras ocasiones simplemente es necesario cambiar la postura para que el bebé pueda tener un mejor acceso.

Cuando el bebé ya esté acostumbrado al pecho y succione bien es el momento de ofrecerle también los suplementos. Para hacer esto primero le ofreceremos el pecho. Y, después, el suplemento sin que te preocupe que se no lo acabe entero. Después del suplemento podemos volver a ofrecerle el pecho. De esta manera el pequeño, además, se sentirá reconfortado.

Otra buena idea, para que este método tenga éxito, es intentar varias cosas antes de ofrecerle el biberón directamente. Una de ellas, cuando el bebé es muy pequeño, es mojar el dedo limpio en el suplemento y pasarle este por los labios. Además de ofrecerle la leche con el dedo, también podemos optar por hacer lo mismo pero utilizando una jeringa, un pequeño vaso (destinado a este fin) o un relactador.

Cómo volver a una lactancia clásica

Lactancia mixta

Si, por el motivo que sea, deseas volver a la lactancia clásica puedes hacer esto sin ningún problema. Ten presente que en muchos casos se comienza con una lactancia mixta de una manera un tanto obligada. En determinados casos puede ser porque la madre no produzca suficiente leche, tenga dificultades para sacar su leche, porque el bebé tenga un mal agarre, etc. Pero una vez que este caso se resuelva, se puede volver a una lactancia clásica.

Lactancia mixta: la vuelta al trabajo

Lactancia mixta

La vuelta al trabajo puede ser algo caótica cuando hay un bebé de por medio. Por un lado puedes tener ganas de volver a una vida normal y por otro, dejas en casa a tu pequeño recién nacido. Es un momento complicado que hay que superar de la mejor manera posible.

La lactancia mixta, en mujeres que tienen que volver al trabajo, se suele dar a partir de los 4 meses del recién nacido. En este tiempo la lactancia clásica debe estar perfectamente integrada en la rutina familiar. Al suceder esto, puede que al bebé le cuesta más trabajo coger el biberón, puesto que ya está acostumbrado al pecho.

Además, por si estás preocupada, al estar bastante establecida la lactancia clásica, es poco probable que la madre tenga una disminución de leche.

Ventajas y desventajas

Lactancia mixta

Ventajas de la lactancia mixta

La lactancia mixta tiene muchas ventajas frente a la lactancia clásica. si quieres saber algunas de estas ventajas, sigue leyendo:

  1. La madre puede descansar más tiempo.
  2. Los padres pueden turnarse para dar de comer al bebé.
  3. Se fortalece el vínculo padre e hijo.
  4. Si no deseas dar el pecho en público, puedes alimentar al bebé con biberón en la calle.
  5. Si tienes el problema de baja producción de leche, la lactancia mixta es el método perfecto para que tu bebé no pase hambre y se alimente perfectamente.
  6. Podrás volver al trabajo o a otras actividades que no habías podido retomar.

Desventajas de la lactancia mixta

Como todo, la lactancia mixta también tiene algunas desventajas que debes conocer antes de seguir adelante:

  1. Elaborar el biberón, sobre todo al principio, puede ser más complicado. Tienes que aprender a esterilizar todos los utensilios, lavarlos bien y además a mantener la temperatura correcta del bebé.
  2. Podría pasar que el bebé rechace el pecho porque prefiera el biberón.

¿Te ha sido de utilidad este post sobre la lactancia mixta?  ¿Buscas nombres de flores y su significado para bebé niña? ¿Necesitas consejos prácticos sobre la introduccion de alimentos para bebes?

Ir arriba