Buenos días amigos! En el espacio de hoy hablaremos sobre cómo preparar el bebé a nuestro pequeño hijo.

Para aquellas madres primerizas, este paso puede resultarles un poco estresante.. pero hoy te dejamos la manera más sencilla de preparar un bebé muy rico para el pequeño.

El primer paso y muy importante es lavarnos bien las manos.. recuerda que tu hijo es un bebé y le queda por desarrollarse a su sistema inmunológico, por lo que es más propenso a coger enfermedades.

Ahora ve a la cocina, vigila siempre a tu bebé. Lo primero es comprobar la temperatura de la leche, ha de estar templada.. ni muy caliente, ni demasiado fría.

Si es leche líquida y no polvos, solo has de verter en el biberón la cantidad que necesite tu hijo y calentarla. Prueba la leche en tu muñeca, así verás si está o no demasiado caliente para el niño.

Si vas a utilizar leche en polvo, utiliza siempre agua embotellada y en bajo contenido en sales minerales. Recuerda no hervir esta agua, ya que puede coger un mal sabor.

El agua debería estar a temperatura templada y sin el uso del microondas si puede ser. Utiliza el baño María o una cacerola.

Fijate además en las normas establecidas por el fabricante del producto. Pon exáctamente las medidas que te indica.

Añade los cazos de leche en polvo que sean necesarias, y agita la mezcla hasta que se vayan todos los grumos.

Como hemos comentado anteriormente puedes comprobar la temperatura de la leche en el dorso de la muñeca o la mano.. si no la sientes es que la temperatura es la idónea.

Foto: MundoPekes

Dejar una respuesta