bebe

Muchas son las campañas que se están llevando a cabo para prevenir los embarazos adolescentes. Muchas jóvenes mujeres ya sea por no estar bien informadas, por no tener recursos o por otros motivos, se quedan embarazadas y tienen que dejar sus estudios de lado para dedicarse a cuidar a su bebé. Además de esto, hay que tener en cuenta que un bebé es mucho gasto que, en ocasiones, la familia de la joven no puede acarrear. Es importante estar concienciadas y utilizar los métodos anticonceptivos que más os gusten.

Profesionales de la salud declaran que el embarazo adolescente no se resuelve con bonos ni dinero, sino con educación. Es importante que, desde pequeñas, se eduque a las niñas en valores. Las madres y las hijas deben tener confianza para hablar del sexo y poder explicarles todos los métodos y es que en muchas ocasiones, el desconocimiento de éstas les provocan un embarazo no deseado.

Lamentablemente este tipo de embarazo, es cada vez más frecuente, según los últimos estudios realizados. El embarazo en adolescentes es un producto de la patología social: negligencia paterna, carencia afectiva, inseguridad, pobreza, ignorancia, violencia. El embarazo y la maternidad en la adolescencia tienen un alto carácter peyorativo, tanto para la misma joven como para su hijo si la gestación llega a término. Las dificultades son numerosas, a corto y a largo plazo. Desde aquí os animamos a que habléis con vuestras hijas e hijos y podáis educarles y enseñarles a que no es un juego y es muy fácil prevenirlo.

Dejar una respuesta