Si a la hora del parto, la matrona ha tenido que realizar a la mujer una episiotomía, será necesario que mantengas la herida siempre limpia y seca para su total cicatrización. Para ello os damos una serie de consejos que os vendrán bien:

–          Lava los puntos tantas veces como desees si te produce alivio y al menos, dos o tres veces al día con agua hervida con sal. No es necesario añadirle ningún antiséptico, ya que la sal actúa como tal. Será necesario que realices estos lavados siempre tras defecar u orinar.

–          Realiza siempre el lavado a chorro y en dirección de la vagina al ano, nunca en sentido contrario, para evitar posibles infecciones. Seca bien la zona, utilizando un secador de aire no excesivamente caliente o simplemente presionando con una compresa sobre la herida, nunca arrastrando por encima de ella. Evita los baños de asiento prolongados, ya que reblandecerán la herida.

–          Cámbiate de compresa con mucha frecuencia y mejor que éstas sean de algodón.

–          No utilices braguitas ni pantalones ajustados, al menos durante los primeros días.

La episiotomía cicatriza entre los 7 y 10 días después del parto y los puntos aplicados externamente caen solos.

Si has tenido una cesárea, la herida cicatrizará en 5º 6 días y los puntos te serán retirados entre el 6º o 7º día. No hay inconveniente para ducharse teniendo una cesárea. Únicamente hay que tener en cuenta que se debe secar bien la herida tras la ducha.

Evita estar mucho tiempo de pie para eliminar la presión en la región perineal. También es aconsejable que periódicamente relajes y contraigas los músculos pélviperineales que estimulan la circulación y el tono muscular.

Para cualquier duda, consulta a la matrona de tu centro de salud.

Dejar una respuesta