bebellorando.gif

Pequeños remedios o grandes soluciones, a veces no hay tiempo suficiente para ir al pediatra, y es necesario actuar rápidamente. Sepa qué es lo que debe hacerse cuando ocurren pequeños accidentes que exigen eficaces remedios caseros de emergencia.

LOS MOLESTOS Y DOLOROSOS “PADRASTROS”

Los padrastros salen en los costados de las uñas. Cómo curarlos se puede cubrirlos con apósitos adhesivos y cuando crezcan, cortarlos con un alicate o una tijera desinfectados con alcohol para evitar que se produzca una infección. También se pueden pintar la uña con algún esmalte transparente para evitar engancharlos con la ropa o rozarlos y que duelan. Si se llegara a observar un enrojecimiento de la zona y/o supuración, será necesario sumergir el dedo en agua tibia cada ocho horas hasta que mejore la situación.

LAS ASTILLAS

Las pequeñas y delgadas astillan que se encuentran en la superficie de la piel deben ser ignoradas, ya que el propio organismo se encargará de expulsarlas. Si se clavara una astilla grande, será necesario sumergir la zona en agua tibia durante 10 minutos para facilitar la extracción del cuerpo extraño. Con el extremo de una aguja muy fina, previamente desinfectada con alcohol, raspar con mucha delicadeza la zona donde se observa la astilla y aprovecha el momento en que se forme una pequeña abertura para extraer la astilla con una pinza de depilar.

CORTES Y RASPONES

Para evitar que se internen en la herida partículas que puedan producir una infección, es importante lavar el área varias veces con agua y jabón. Las soluciones para detener el sangrado son ejerciendo presión con la mano envuelta en una gasa o un apósito sobre la herida o colocando encima un puñado de azúcar y controlando que quede cubierta toda la zona lastimada.

Dejar una respuesta