-

Consejos para enfrentar los berrinches

gritando

 Plan de ataque para enfrentarte a  los berrinches de tu pequeño

Mantén la sangre fría: Aunque es comprensible que te enfades cuando tu hijo está chillando recuerda que el adulto eres tú. Si mantienes la calma, tendrás más posibilidades de que se apacigüe enseguida. Para mantener los nervios a raya, respira hondo, cuenta hasta 10 o dale la espalda al niño. Nunca le grites ni le pegues.

Ignóralo: Si la aplicas correctamente, esta técnica es infalible. No hacerle caso significa no hablarle, evitar el contacto físico y visual con él y, si es preciso, irte a hacer cualquier cosa. Conseguirás el resultado deseado y posiblemente mucho antes que sí hubieras intentado razonar con él. Una vez superada la rabieta, no olvides decirle lo contenta que estás de que se haya calmado y darle un fuerte abrazo.

Distráelo: Esta técnica puede aplicarse en combinación con la de no hacer caso. Al tiempo que le prestas atención, pon distancia entre los dos empezados a hablar de otra cosa como si fuera de los más interesante. Por ejemplo: “Vaya, este libro de figuritas que lindo. Voy a echarle un vistazo”. Si el niño se te acerca pero no deja de llorar, sigue sin prestarle atención hasta que se calme. Entonces, recompénsale mirando juntos el libro.

Pausa/rincón de reflexión: Durante los primeros años de tu hijo, el sistema de la pausa o el rincón de reflexión no debería ser tu primer recurso, pero si el berrinche se vuelve agresivo, puede resultar útil. Antes de ponerlo en práctica deberías advertírselo al niño. Por ejemplo: “Si vuelves a tirar los juguetes, te mandará un rato a la silla del rincón”. Si vuelve a las andadas, llévale a un lugar seguro donde no haya estímulos y déjale allí durante tantos minutos como años tenga. A continuación, ve a verle y explícale por qué lo has “castigado” allí y pídele que se porte bien.

También te puede interesar:
Pueden mamar los prematuros
También te puede interesar:
Más información sobre el sueño del bebé

Muéstrate firme (es imprescindible): Recuerda que cundo dices no, debes ser fiel a tu mensaje. Si tu hijo recibe mensajes claros, comprensibles y coherentes, se sentirá seguro y arropado en su entorno. Si dices una cosa y haces otra, le crearás confusión y, antes o después, tendrás que vértelas con otro berrinche.

79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...