Buenos días amigos, en el espacio de hoy os dejo con algunos consejos para introducir alimentos en la dieta de tu hijos.

Es normal tener dudas en este tema, hoy te intentaré resolver algunas. Principalmente os daré unas pequeñas pautas, a seguir..

De esta manera sabrás qué hacer y no hacer, para ir introduciendo algunos alimentos en la dieta infantil… de los más pequeños de la casa.

bebe

Una buena toma de decisión es cocinar los alimentos sin sal. Recuerda que los bebes necesitan menos sal que los adultos, además su paladar se está formando y aun no tienen unas preferencias determinadas. Conviene no añadir sal a los purés caseros y controlar el contenido de la misma en los purés preparados.

Otra idea es controlar, en cierta manera, las proteínas, grasas y excesos de la dieta. Consumir demasiada cantidad de alimentos proteicos como las carnes, pescados y huevos, en etapas tempranas aumenta el riesgo de padecer obesidad.

Debemos medir la cantidad de proteínas, empezaremos por 30g y las iremos aumentando de 10g en 10g cada mes, hasta un máximo de 80g-100g durante el primer año.

Es el caso de los lactantes es importante que las leches infantiles tengan un bajo contenido de proteínas y que éstas sean de una buena calidad biológica

Intenta cocinar con aceite de oliva, los bebes necesitan una mayor cantidad de grasas que los adultos, es necesario un aporte diario, pero deben ser de buena calidad. Se recomienda elaborar los purés con aceites vegetales (de oliva o de girasol).

La leche es fundamental en la dieta de un bebe. A pesar de que cuando se introduce la alimentación complementaria disminuye su importancia en el conjunto de la dieta, debe mantenerse una ingesta de medio litro al día.

Las leches de continuación a partir de los 6 meses y las de crecimiento a partir del primer año de vida, son las más recomendables porque aportan una serie de nutrientes que no tienen las otras leches (el hierro, vitaminas o los ácidos grasos esenciales)

Las frutas y las verduras son imprescindibles en cualquier dieta equilibrada y sana. Son una fuente de vitaminas y minerales que aportan una cantidad de fibra necesaria para el tránsito intestinal. Los bebés han de tomar como mínimo 2 veces fruta al día y una ración de verduras.

Desde el punto de vista nutricional no es necesario añadir azúcar a los alimentos de los bebes, ya que los azucares naturales de los alimentos cubren sus necesidades. Además, si el bebé no se acostumbra al sabor dulce, no lo echara de menos y eso será bueno para su salud en el futuro.

foto: coloursofhopefoundation

Dejar una respuesta