En verano y con el calor el embarazo se hace más complicado de sobrellevar. Si una persona que no está embarazada, le resulta difícil soportar el calor, imaginad una persona embarazada. Si vas a dar a luz deberás seguir los siguientes consejos para que todo vaya bien:

Consejos para llevar con tranquilidad el embarazo en verano

  • Beber agua aunque no se tenga sed:  la hidratación es fundamental, sobre todo en verano. Para evitar los golpes de calor en esta época del año, se recomienda tomar, al menos, dos litros de agua al día. A veces, no bebemos agua porque no creemos tener sed y puede ser peligroso ya que con las altas temperaturas, podemos sufrir un golpe de calor. Los colectivos que más deben cuidarse son los niños y las personas mayores.
  • Precauciones: si hemos elegido un destino extranjero, debemos tener precauciones e informarnos si debemos vacunarnos para viajar allí. Se recomienda a aquellas personas que van a viajar al extranjero que acudan a los servicios de Sanidad Exterior para conocer la situación sanitaria del lugar de destino y las necesidades de vacunación y que, además, tengan especial cuidado con la higiene de los alimentos y el agua.
  • Picaduras de insectos: Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de desplazarse son las posibles picaduras de insectos. Por este motivo, es aconsejable llevar repelente para este tipo de animales.
  • Jet lag: se debe descansar antes y después de un vuelo largo para evitar los efectos del ‘jet-lag. También, recordad la importancia de beber mucha agua, no tomar bebidas que contengan cafeína y alcohol y no ingerir comidas copiosas.
  • No dejar de hacer planes: aunque estés embarazada no hace falta que dejes de salir. Tú debes disfrutar igual que otra, sólo que con más cuidado y en horas dónde no haya mucho sol.
  • Nadar: La natación es un deporte muy bueno para las embarazadas, siempre que su práctica no sea extenuante y no se nade en zonas peligrosas o aguas sucias. Puedes nadar incluso en las últimas semanas de embarazo.

Dejar una respuesta