Ayer hablamos sobre los consejos que deben seguir los padres ante un niño que acaba de ser adoptado. Pero olvidamos mencionar que los padres también deben seguir ellos mismos una serie de consejos, para su autocuidado. A continuación veremos algunos consejos que servirán a los nuevos padres adoptivos:
•    No hay que olvidar que debe cuidarse usted también. La situación emocional del niño, unida al hecho de que los padres adoptivos deben enfrentarse a situaciones complejas, puede ocasionar problemas de fatiga, estrés y depresión.
•    Consulte con un especialista si tras un año de convivencia el pequeño sigue mostrando signos de inadaptación o alguna conducta extraña. Puede tratar de ponerse en contacto con alguna de las numerosas asociaciones de padres con hijos adoptados, en ellas puede intercambiar experiencias y opiniones. Las administraciones de las distintas Comunidades Autónomas también cuentan con servicios de apoyo para los padres adoptivos.
•    La cuarta parte de los niños que llegan a España procedentes de la adopción internacional presentan problemas de salud, la mayor parte curables de manera sencilla. Entre las más frecuentes están el retraso leve en el desarrollo de peso y talla, la anemia, problemas dermatológicos, problemas de alimentación o en el sueño, carencia de vacunas o infestaciones por parásitos. Los padres deberán acudir a diferentes revisiones médicas con el niño, hasta que su desarrollo comience a normalizarse.
•    Debe saber que el fracaso en la identificación e intervención precoz de los problemas de salud no sólo puede afectar a la calidad de vida de estos niños en el futuro desarrollo físico, emocional e intelectual, sino que también puede conducir a incrementar las dificultades de adaptación e integración en la nueva unidad familiar, originando con ello el fracaso de la adopción.
•    Los problemas médicos más importantes de los niños adoptados fuera de nuestras fronteras son los psicológicos y el retraso psicomotor, conocido también como síndrome del orfanato.
•    También son frecuentes los casos de estrabismo, asociados al crecimiento de los niños en entornos muy pequeños y como consecuencia de no haber salido al exterior de manera continuada.
•    Otros problemas muy habituales son las infecciones respiratorias provocadas por una ventilación insuficiente y una mala alimentación.
Para finalizar decir que la felicidad que un hijo trae al hogar, genera en los padres un sentimiento de bienestar que difícilmente se alcanza de otra manera. Si por circunstancias de la vida no ha podido tener hijos, no dude en adoptar un niño.

Dejar una respuesta