Existen muchas medios para viajar con tu bebé, pero ya sea el barco, el micro, tren o avión es bueno tener en cuenta cierto consejos.

EN AVIÓN:

• Los bebés pueden viajar en avión desde que nacen, aunque se aconseja esperar, por lo menos dos meses.
• Conviene no alterar bruscamente los horarios del pequeño. Si es inevitable, variaremos sus rutinas unos días antes del traslado.
• La diferencia de presión puede ocasionar molestias en los oídos del chiquito. Para evitarlo, debemos darle el pecho, una mamadera con agua o un caramelo masticable (si es grandecito) con el despegue y el aterrizaje.
• En los vuelos de larga duración, los aviones disponen de cunas; y si son viajes económicos, se permite utilizar la hamaquita.
• Los más pequeños viajan sobre el regazo de los padres, atados con un cinturón auxiliar que se sujeta al del adulto (no pueden ir atados con el mismo cinturón de los padres).

EN TREN:

• Es uno de los medios de transporte más cómodo y seguro para los chicos. Tienen espacio para moverse y para que los padres puedan atender a los bebés.
• En el tren no se despacha el equipaje, por lo que es aconsejable que los padres no vayan may cargados de bultos.
• Muchos trenes cuentan con confiterías o bares donde poder calentar la mamadera, pedir agua….
• La mayoría de las líneas más modernas disponen de aseos acondicionados para el cambio de pañales.

Dejar una respuesta