cuna_pizarra.jpg

El otro día estuvimos hablando sobre los consejos y tendencias de la decoración infantil sobre, los colores que cada vez se emplean menos y los que más se usan y las últimas tendencias sobre la iluminación. Hoy veremos los muebles y la ropa de cama.

LOS MUEBLES:

Deberán ser adquiridos pensando en el futuro, lo ideal es poder comprar un mueble que pueda servirnos durante varias de las etapas de crecimiento del bebé. Las cunas deberán ser sin cantos terminados en punta. Es muy recomendable fijarse en las formas redondas de esos acabados, así como en el embellecimiento que los fabricantes hagan de los tornillos que unen las diferentes partes de una cuna. De esta manera, garantizamos que, en su crecimiento o tiempo de juego, el bebé no se dañe con uno de esos cantos.

Lo mismo ocurre en el caso de los cambiadores o cómodas. Pero, además, en este caso deberemos buscar un mueble en el que poder realizar varias de las funciones diarias de atención e higiene de nuestro hijo. Por ejemplo, las cómodas con cambiadores incorporados que permitan limpiar al bebé y poder guardar el producto o su ropita en los cajones de esa cómoda. Así ahorramos espacio y ganamos en comodidad.

ropa_cama.jpg

ROPA DE CAMA:

Es positivo que los materiales y telas decorativas de la habitación posean texturas distintas, hecho que ayudará a despertar los sentidos del pequeño. Las tendencias marcan los colores de la naturaleza como los más predominantes. El verde de los árboles y el marrón de la tierra están marcando la moda de las sábanas, colchas y mantas. Durante los primeros meses de vida, antes de los gateos, no es recomendable que la habitación del bebé tenga alfombras que puedan provocar alergias en el bebé.

1 comentario

Dejar una respuesta