Te enumerámos siete cosas importantes sobre la lactancia:

• Amamantar justo después de dar a luz hace que liberes oxitocina, una sustancia que favorece que el útero vuelva a su estado pregestacional y previene las hemorragias posparto.

• La lactancia materna te ayudará a perder el peso que has cogido durante el embarazo, regulará tus niveles de azúcar en sangre y tus niveles de colesterol, lo que significa un menor riesgo de problemas cardiovasculares.

• Los niños alimentados al pecho dejan de succionar cuando la madre les habla y responden reanudando la succión. Los expertos creen que esta es la base del habla humana.

• La leche materna contiene al menos 300 sustancias que van cambiando constantemente para cubrir las necesidades de tu bebé. Al poco de nacer, por ejemplo, actúa como laxante y es muy rica en anticuerpos, para ayudar a tu hijo a hacer frente a posibles infecciones.

• El sabor de tu leche va cambiando en función de tu dieta, de modo que los niños que maman ya van desarrollando el sentido del gusto.

• La lactancia materna es sumamente beneficiosa para los dos. A ti te reducirá el riesgo de desarrollar cáncer de mama premenopáusico, cáncer de ovario o sufrir fracturas de cadera. A tu hijo le proporcionará un sistema inmunitario más fuerte y un menor riesgo de sufrir infecciones respiratorias, dermatitis atópica, diabetes y diarrea. Incluso podría estimular su inteligencia.

• Cuando amamantas de noche, la hormona prolactina, que es la que desencadena la producción de leche, ejerce un efecto calmante, ayudándote a conciliar el sueño después con mayor facilidad.

Dejar una respuesta