Te propongo realizar esta crema de pollo simplemente deliciosa. Es para bebés, para que tengan un buen aporte nutritivo en su dieta. Esta crema puedes hacerla de muchas formas diferentes, por ejemplo con calabaza o con calabacín, Realmente los ingredientes puedes cambiarlos, por lo que se hace un plato realmente versátil por decirlo de alguna forma.

Aunque seas una madre con poco tiempo para la cocina, no significa que tu hijo no pueda comer platos que contengan vitaminas y los aportes calóricos y nutrientes que le beneficien. En este caso el pollo es una carne suave, que suele gustar mucho a los niños. Cuando tu hijo pueda comer productos nuevos, el pollo es una gran introducción. Esta crema de pollo está realmente buena, así que puedes incrementar las cantidades y hacer también para el resto de la familia.

crema de pollo
Fuente: Alpha

Cómo hacer crema de pollo para bebés

Ingredientes

  • 1/2 pollo cocido
  • 1/2 litro de caldo de pollo
  • 1 patata hervida
  • 2 zanahorias cocidas
  • 2 cucharadas de maicena

Paso a paso

El pollo puede estar comprado en filetes o utilizar muslos o pechugas. Pero lo importante es deshuesarlo. Para ello cuece bien la carne en agua. Cuando el pollo esté hecho por dentro, verás que se desprende muy bien del hueso. No hace falta a penas esfuerzo. Saca el pollo cocido y elimina el hueso. Después desmenuza todo y añade la carne a un recipiente para batir.

Con la patata y la zanahoria haces lo mismo. Primero lava muy bien y elimina la piel. Después cuece todo perfecto hasta que estén bien blandas las piezas. Puedes pinchar con un tenedor y comprobar que el centro de la patata y la zanahoria, que es lo que más tarda en hacerse, estén blandas. Después saca y trocea, para echar en el mismo recipiente que el pollo.

Ahora añade un poco de caldo de pollo. Lo suyo es que sea casero, pero también puedes comprarlo en tiendas. Si has tenido que cocer el pollo, puedes aprovechar ese caldo que se ha formado. Ve añadiendo el caldo de pollo poco a poco, mientras vas batiendo la zanahoria, la patata y la carne. Además utiliza la maicena o, en su defecto, fécula de maíz para ir espesando el conjunto.

Añade tanto caldo y fécula como quieras, dependiendo de la consistencia que necesites. Como es una crema, pues debe quedar cremosita. Luego puedes echar la mezcla en una olla y seguir cocinando un poco más, removiendo todo muy bien y sin que haya grumos. Para acabar sirve en un cuenco o donde creas conveniente.

¿Qué te parece este plato? ¿Le gusta el pollo a tu hijo?

Dejar una respuesta