embarazo

En el embarazo nuestro cuerpo cambia y aparecen estrías en nuestras piernas y barriga. A partir del segundo trimestre pueden aparecer cicatrices en la superficie de la piel, para evitarlo podemos hacer varias cosas. Un excesivo aumento de peso en el embarazo, además de ser perjudicial para la salud de la madre y la del bebé, es un factor de riesgo para que la piel. Para mantener la piel hidratada es importante beber muchas agua, aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas y nutrientes, así como aplicar cremas antiestrías desde el primer día.

Los ácidos grasos esenciales, presentes en verduras, aceites vegetales y pescado, aportan elasticidad a la piel y favorecen la producción de colágeno. Una hidratación diaria e intensa de la piel, con cremas y lociones a base de avena previene en gran medida las estrías. Las cremas proporcionan una acción suavizante, calmante y antipruriginosa, por lo que debe aplicarse en las zonas donde existe mayor posibilidad de que aparezcan. Necesitamos una crema específica reductora que hidrate, revitalice y restaure la piel.

La centella asiática o la rosa mosqueta son componentes que ayudan a que la piel sea más elástica. Por ello, cremas que contengan estos componentes son perfectas para la gestación. Se recomienda aplicarte estas cremas dos o tres veces al día. Además, no te olvides de practicar deporte regularmente y llevar una dieta sana y equilibrada.

Dejar una respuesta