En el artículo de hoy nos referiremos a una decisión muy importante que deben tomar los padres, nos referiremos a cuál es el mejor momento para comenzar la guardería. Todos sabemos que es una gran preocupación para muchos padres que, por motivos laborales u otras razones, deciden dejar a sus hijos en una guardería.

Los bebés en la guardería

Cuando comenzar la guardería
Fuente: JR Ferrer

En la mayoría de los casos la edad en que los bebés empiezan en la guardería es entre los 18 y los 24 meses de edad. Se estima esa edad ya que a los 18 meses los bebés pueden tener cierta autonomía, es la edad en donde empiezan a decir las primeras palabras y comienzan a caminar, además empiezan a ser más sociables y disfrutan compartiendo sus juegos con otros niños. A pesar de que esas son las edades más habituales no existe un consenso entre los profesionales acerca de la edad.

Son muchos los expertos que consideran que durante los primeros años de vida el mejor lugar para los bebés es su hogar. En los primeros meses la figura materna y paterna son muy representativas, son las figuras que toman de referente y es muy importante tenerla presente para el adecuado desarrollo emocional del pequeño, también es cierto que son muchos los padres que durante los primero meses tienen que volver a la rutina laboral no pudiendo esperar hasta el año y medio.

La importancia de una correcta elección

Cuando comenzar la guardería
Fuente: Jr Ferrer

En muchos casos los padres no pueden pasar todo el día durante los primeros meses ya que deben reincertarse en el mercado laboral, por eso deberán elegir una guardería. El lugar elegido deberá contar con el personal especializado para atender a menores de dos años, deberá tener una atención realmente individualizada y estimulante para que el niño o niña se sienta querido, cuidado, que no sienta que esta en un sitio extraño sino casi en su casa.

Por lo general son los padres y las diferentes circunstancias que atraviesan las familias los que determinan si un niño deberá ir antes a una guardería Un aspecto positivo de llevarlo antes es que su lenguaje y su desarrollo podrán verse favorecido al estar en contacto con otros bebés. Los niños que asisten desde muy pequeños a estas instituciones suelen tener una mayor autonomía, no sienten miedo al separarse de su madre y se relacionan de forma más fluida con los otros niños.

Enfermedades en la guardería

Cuando comenzar la guardería
Fuente: Alejandro Lopez

Otro tema que puede llegar a preocupar a los padres son las enfermedades que pueden llegar a contraer o contagiarse en la guardería Es necesario destacar que el sistema inmunológico el bebés es más inmaduro en los primeros meses de vida y va desarrollándose, evolucionando junto con su crecimiento, pero en estos casos se puede llegar a activar rápidamente ante los diferentes estímulos de los agentes infecciosos, como los virus y las bacterias.

Al estar más frecuentemente en contacto con los agentes patógenos las defensas que tienen los bebés se pueden fortalecer y el organismo activa su ‘memoria’ inmunológica cuando vuelve a esta en contacto con la misma bacteria o el mismo virus.

Resumiendo, un pequeño que asiste a una guardería podrá enfermarse más a menudo que uno que esté todo el día en la casa, pero su organismo estará más fuerte para enfrentarse a los virus y bacterias.

A pesar de ser más fuerte ante la presencia de diferentes enfermedades los padres deben controlar cada vez que el niño se enferme, ya que las malas curaciones pueden generar una recaída.

La educación en casa

Cuando comenzar la guardería
Fuente: Alejandro Lopez

Algunos padres prefieren que los niños se queden en sus casas, contratando una niñera o pidiéndole a los abuelos que se trasladen a su hogar para el cuidado.

La relación que existe con la madre es un factor que se debe tener en cuenta para ayudar en el desarrollo emocional, sociedad e intelectual del niño. Diferentes estudios demostraron que la evolución de los pequeños era mejor cuanto más sensible y emocionalmente estable se encontraba su mamá, cuando más atenta estaba y se encontraba disponible a las necesidades. Un entorno familiar estable es muy bueno para generar una personalidad positiva, sin estrés y sin síntomas de depresión.

En el caso de que los padres prefieran que el bebé se quede en su hogar, en lugar de asistir a una guardería se deberán establecer rutinas que estén bien organizadas, pensando en actividades estimulantes que deberán estar a cargo de la persona que quede a su cuidado. Los primeros años son muy importantes en el desarrollo de un niño, por eso se deberán estimular e incentivar a descubrir un mundo nuevo.

Hoy planteamos un tema que está presente en la vida cotidiana de las familias que deben establecer si, al volver a las actividades laborales, prefieren dejar a sus hijos en una guardería o prefieren que los niños se queden en su casa la cuidado de personal capacitado o de sus abuelo. Lo cierto es que cada familia conoce su realidad económica y las posibilidades que tienen, y sabemos que cada familia, en base a su realidad, eligirá lo mejor para sus niños.

Dejar una respuesta