Como norma general, se les recomienda a las mujeres embarazadas que eviten descansar boca arriba. Se les dice que deben dormir en decúbito lateral sobre su lado izquierdo. La literatura al respecto asusta al paciente dando a la recomendación médica más importancia de la que tiene y haciendo aparentar que el no seguirla parezca más peligroso de lo que realmente es.

La explicación médica de dormir de lado tiene que ver con una condición médica conocida como síndrome de hipotensión supina. Esto se refiere a una situación poco común que puede ocurrir cerca del parto cuando una mujer embarazada permanece tendida sobre su espalda por un cierto tiempo. El peso de su útero comprime la vena cava inferior. Esta vena transporta sangre desde sus extremidades inferiores a través del abdomen de regreso al corazón. Si esta vena se comprime, menos sangre retorna al corazón y el cuerpo reacciona como si hubiera perdido sangre. La reacción es una disminución de la presión sanguínea y una elevación del ritmo cardiaco. La mujer se sentirá mareada, sudorosa y tendrá palpitaciones si esto ocurre.

De manera que la forma de prevenir el síndrome de hipotensión supina es no descansar sobre su espalda si la fecha del parto está cercana. Por supuesto que el dormir sobre el lado izquierdo previene esta condición. También es cierto que la mayoría de las mujeres embarazadas próximas al parto no podrían de todos modos permanecer acostadas sobre su espalda en vista de que es una posición muy poco confortable.
El hecho de que se recomiendo dormir sobre el lado izquierdo y no sobre el derecho es porque el hígado es un órgano bastante grande y ocupa la posición superior derecha del abdomen. De tal manera, si duerme sobre su lado izquierdo su útero permanece más alejado de la vena cava que si lo hace sobre su lado derecho.

 

Imagen: nosotras magazine

Dejar una respuesta