orinal

Uno de los momentos más gratificantes de los padres es enseñar a sus hijos a ir al baño solos. Este proceso no puede agilizarse ya que depende del sistema nervioso del niño. Por ello, debemos esperar a que esté lo suficientemente desarrollado para que aprenda a saber cuando es el momento de ir a hacer pipí. Durante el primer año, el niño hace sus necesidades en el pañal, cuando le apetece, esté donde esté. Cuando el niño ha cumplido su primer año ya es capaz de controlar sus funciones corporales. Un estudio reveló que las niñas aprenden antes que los niños.

Los bebés suelen aprender antes a controlar la defecación que la orina. La edad más temprana a la que esto puede suceder es el año o año y medio. No os preocupéis si aprenden después ya que cada niño sigue su ritmo de vida diferente. Esto suele coincidir con el desarrollo infantil. El bebé muestra a sus padres que está a punto de realizar sus necesidades cuando hace alguna mueca o se pone en cuclillas. Cada niño reaccionará de diferente manera ante la expulsión de sus necesidades en el orinal. Habrá algunos niños que se queden mirando, otros lloren y otros lo toquen. Cada niño es un mundo y todas las respuestas serán igual de válidas y normales.

Invierte en un buen orinal o en un asiento especial que se acopla al inodoro de tu baño. Puedes pedirle a tu pequeño que te ayude a escoger el orinal. Cuando lo lleves a casa, escribe en él su nombre y déjalo que lo decore con pegatinas o que juegue con él. De esta manera, se lo tomará como un juego y estará más pendiente de cuándo debe ir para poder volver a verlo y utilizarlo.

Dejar una respuesta