bebe

Muchas mujeres se ven enfrentadas a la maternidad sin tener a su lado al padre de su bebé. Cuando su hijo crece, surgen muchas preguntas. A continuación te damos algunos consejos para las mamás solteras y las que están criando solas a sus hijos:

En primer lugar sabemos que no es nada fácil. Lo más importante es cuidarte a ti misma para que puedas cuidar de tu hijo. Si tú estás mal, eso va a repercutir en el ánimo e incluso en la salud de tu bebé. Por lo tanto, es fundamental que aprendas a manejar el estrés y darte cuenta de que tienes mucha gente a tu lado que va a cuidar de ti. Lo que sí debes tener claro es que tu hijo depende de ti para todo. Independiente de si el padre está o no involucrado de alguna manera, necesitas enfrentar ciertas realidades por el bien de tu hijo.

  •  No dejes que te digan cómo debes vivir tu vida o cómo criar a tu hijo. Es muy bueno aprender a organizarse para maximizar el poco tiempo del que dispones.
  • Deja de sentirte culpable por todo. Tu hijo quiere verte feliz. Si te ve con sentimiento de culpa, vas a transmitirle inseguridad.
  • Encuentra apoyo. No tienes que hacer todo sola. Y si tu familia no te apoya o vive lejos, busca apoyo entre amigos, vecinos, u otros padres cuyos hijos van a la misma guardería que tu bebé.
  • Cuando tu hijo te pregunta por su papá: Este es un desafío que se presenta cuando los bebés crecen y empiezan a darse cuenta de su entorno. Puede ser que en la escuela vea que otros niños tienen papá y él no. Antes de hablar del tema, evalúa qué sientes sobre el padre de tu hijo. Trata de ser objetiva y separar los hechos de tus sentimientos. Si crees que no puedes tomar distancia del asunto, pídele ayuda a un tercero que sí pueda mantener la objetividad para que te ayude a planear qué decirle a tu hijo. Lo que es importante de recordar es que los expertos recomiendan no ignorar las preguntas de los niños. Contéstale sus dudas y si no sabes una respuesta, dile que no sabes o que vas a pensar un poco y que después le vas a explicar.
  •  Dile la verdad, pero no sientas que tienes que detallar todo lo que sucedió. A veces existen recuerdos muy dolorosos que no deben ser compartidos con los hijos para evitarles un daño mayor.

 

 

Imagen: la voz de utrera

Dejar una respuesta