Durante los controles del embarazo, se le han indicado a la mujer los síntomas que debe tener antes de ir al hospital para dar a luz. Cuando llega la esperada hora, deberemos seguir una serie de consejos que nos servirán de gran ayuda.

  • Ten preparado para el ingreso la cartilla de la seguridad social o bien la documentación de tu seguro si es privado. También deberás llevar la cartilla de la embarazada y los útiles personales para ti y tu bebé.
  • Una vez en el hospital, pasarán a la embarazada a una sala de exploraciones donde la matrona comprobará el estado de salud de tu hijo y la evolución del parto.
  • Una vez finalizada la exploración, los profesionales sanitarios os informarán acerca del parto y del estado de salud de vuestro bebé.
  • Si el parto no está muy avanzado, acompañarán a la embarazada a la habitación. La espera es diferente en cada parto y será la matrona la que os indicará el momento en que debéis pasar a la sala de dilatación.
  •  En la sala de dilatación, es conveniente que la mujer embarazada dé paseos por la habitación. Cuando aparezca una contracción, se recomienda dejar de caminar hasta que pase la misma.
  • Conforme la dilatación va avanzando, puede hacerse necesario que la embarazada utilice los ejercicios respiratorios y las relajaciones aprendidas en las sesiones de educación maternal. Estos ejercicios aliviarán las molestias provocadas por las contracciones.
  •  También se puede aliviar el dolor presionando con las manos sobre la zona baja de la espalda justo en el momento de la contracción. Tu pareja te puede ayudar, realizando un masaje en glúteos, caderas y muslos.

–          Finalmente, cuando la matrona lo crea conveniente, la embarazada pasará al paritorio. Si las condiciones lo permiten, tu pareja pasará a acompañarte durante el parto.

Dejar una respuesta