estrell_mar

Los peces del océano admiraban la belleza de Estrellita. Siempre que la veían, se deshacían en piropos y cumplidos hacia ella. Estrellita, sin embargo estaba triste. Cuando salía a la superficie del mar y contemplaba las estrellas del cielo, deseaba fervientemente ser una de ellas, olvidando lo hermosa que era.

–Estrellita, nada tienes que envidiar a tus hermanas del cielo –le decía un pez-espada. Tu belleza es tan deslumbrante como la de ellas.

Aunque ella agradecía la frase, suspiraba y seguía recreándose en su tristeza y en la contemplación del cielo.

estrella

Un día, Estrellita soñó que era una estrella del Universo. Veía a sus hermanas lejos, muy lejos y, aunque intentaba hablar con ellas, sabía que la distancia se lo impedía. Por eso despedía un brillo tan intenso, ya que la luz era su única forma de comunicarse con sus hermanas.

Al despertar Estrellita, comprendió el sentido de su sueño. Nadie puede sentirse satisfecho, si envidia las cualidades de otros seres u objetos. Es mejor conformarse con lo que uno tiene, pues todos somos iguales a los ojos de Dios.

Extraída: “El libro de las fábulas”

5 Comentarios

  1. Hola sólo quiero decirles que estos cuentos son lo maximo, ja, es decir, que todo es como si fuera real

    bueno adios!!!!!!!!!1

  2. Estimada Mariana:
    Me alegro que te gusten nuestros cuentos. Gracias por leer nuestra página. Suerte

  3. me encanta porque todos somos hijos de Dios
    por que son los maximos de dios los amoooooooooooooooooooooooo.
    que esten bn

Dejar una respuesta