Hoy os dejo información a cerca de los cuidados y prevenciones ante posibles enfermedades de los bebés. Este importante tema preocupa mucho a los padres y sobretodo, a los primerizos. Algo que quiero recordar es la importancia de la leche materna, en este asunto. Para prevenir ciertos virus y bacterias, que podrían desembocar en alguna enfermedad, la leche materna protege a nuestros bebés de los mismos.

Este tipo de leche se compone de ciertas sustancias que hacen de protección ante bacterias y virus. Algunos de estas sustancias son la lactoferrina, lisozima o las inmunoglobulinas… entre otros. La leche de la madre protege también el intestino de tu bebé, frente a irritaciones, sustancias extrañas y  algunas enfermedades.

Recuerda que tu bebé va desarrollando, durante sus primeros meses de vida, su sistema inmunológico. Por ello hemos de vigilar al pequeño al principio, si se observa algunos síntomas extraños, tiene fiebre, llora sin cesar o detectas algún tipo de enfermedad o crees detectarla, lo más importante es llevarlo al médico. El profesional lo examinará y le hará las pruebas oportunas, para saber qué ocurre.

bebeOs recuerdo también, como algo esencial, seguir escrupulosamente las fechas o calendario de vacunas para vuestros hijos. Estas vacunas previenen ciertas enfermedades en los bebés que podrían resultar de gran gravedad e incluso llevarles al fallecimiento.

Es muy importante también el cordón umbilical. Procura que nunca esté húmedo, no lo laves y deja que se seque solo y se caiga. Nunca tires del mismo y cuando pongas el pañal al pequeño, hazlo con cuidado de dejar esta zona más suelta. Si el pipí ha inundado el cordón, lava con cuidado y luego seca inmediatamente con gasas que no dejen pelusa.

No descuides la salud de tu bebé, procura no llevarlo demasiado abrigado en verano o con poca ropa en invierno. Procura ponerles gorro cuando hace mucho sol o llevarles con un parasol en su cochecito. Además, ahora que ya estamos en verano es indispensable embadurnarles de crema solar, para que el sol no les dañe la piel.

Si tienes un bebé de poquitos días, ve sacándole poco a poco a la calle. No lo pongas directamente al sol, debes hacerlo gradualmente. De esta forma evitaremos insolaciones o quemaduras en una piel tan sumamente joven.

foto: allbabypix

Dejar una respuesta