embarazo

Cuando una mujer vive el embarazo, podrá notar que su cuerpo vive muchos y constantes cambios, aumentar de peso, sentir antojos y también tener mala circulación durante el embarazo, que es uno de los problemas que más aquejan durante esta etapa.  Así que el aparecimiento de las várices, la retención de líquidos, la hinchazón y el dolor de piernas, puede decirse que son malestares derivados de esta situación.

Por ello es muy importante, el cuidado prenatal, porque el médico puede solucionar inmediatamente estas dolencias ligadas al embarazo, y cuidar de la salud de la madre y el feto. Para evitar la mala circulación durante el embarazo, hay que tomar medidas que el médico debe aprobar para tratar según sea el caso individual y a la vista de tu historial médico, la mala circulación.

Uno de los principales factores que influyen en la mala circulación durante el embarazo, es el aumento de peso, por lo que el mismo debe controlarse. Aumentar de peso durante la gestación es normal, pero excederse puede traer más complicaciones que ésta a la madre y el feto.  Hay que atender a las piernas y ejercitarse sin excederse, esto es caminar durante algunos minutos cada día, moverse cuando se está sentada, intercalando momentos de caminar un poco y mantenerse sentada otro.

Colocar las piernas en un reposapiés, así como masajear y poner en alto las mismas, al final del día cuando descansas en tu cama, colocando sobre almohadas.  También funciona levantar las piernas y trazar círculos en el aire con los tobillos y la punta de los pies de un lado a otro.  Hay que extremar el cuidado de las piernas y la circulación en la mujer embarazada que debe permanecer sentada o de pie mucho tiempo, para ellas se recomiendan las medias de compresión, los chorros de agua fría sobre las piernas y sumergirlas en agua tibia para relajar.

Este es un post informativo, el médico es el profesional indicado para diagnosticar y tratar condiciones de salud.

Imagen: Pinterest

Dejar una respuesta