Un recién nacido en verano se deshidrata fácilmente y es sensible a los cambios de temperatura. Para evitar estos y otros casos hay que estar alerta y tomar precauciones.

Los tres consejos fundamentales para que tu recién nacido en verano se encuentre perfectamente son: la hidratación, no exponerlo directamente al sol y no abrigarle en exceso. Todo esto evitará los riesgos de un golpe de calor, pero hay más cosas a tener en cuenta.

Cuida la temperatura de tu hogar y evita las corrientes de aire

recién nacido en verano
Fuente: phoenixphyre

En verano es normal ventilar más la casa y abrir puertas y ventanas, para regular la temperatura ambiental. Pero cuando hay un bebé de por medio es mejor evitar exponerlo en corrientes de aire.

Los recién nacidos no deben estar expuestos al aire acondicionado, a las corrientes de aire o a los ventiladores de forma directa. Así que para mantener tu casa fresca enciende los aparatos o abre las ventanas cuando tu bebé no esté o se encuentre en otra habitación.  En casa, la temperatura puede subir bastante en verano así que, además de bajar la temperatura ambiental, debes comprobar frecuentemente si hay signos de sobrecalentamiento en tu bebé. 

Ofrecer el pecho o biberones a demanda evitará la deshidratación

recién nacido en verano
Fuente: far-from-krypton

Los recién nacidos se deshidratan con mucha facilidad pues pierden más rápidamente el agua del cuerpo que los adultos. Un bebé completamente deshidratado mostrará signos de piel y labios secos, ojos hundidos, orina de color oscura, e incluso la fontanela hundida (si esto ocurre llevar al recién nacido inmediatamente al médico).

A no ser que tu pediatra te lo indique expresamente los lactantes no toman agua ni infusiones, ya que su hidratación depende de la leche materna y siempre debe ser a demanda. Si estás con la lactancia materna notarás que tu bebé pedirá el pecho en más ocasiones. Si alimentas a tu baby con biberón entonces deberás ofrecerle agua entre las tomas y, sobre todo, siguiendo cuidadosamente las medidas indicadas (de agua y leche en polvo) que te diga el pediatra. 

¡Ay qué calor! evita el exceso de ropa

recién nacido en verano
Fuente: djeez

Muchas veces tendemos a abrigar demasiado a nuestros bebés, pero debes evitar la ropa excesiva. Los recién nacidos no son capaces de regular bien la temperatura y pueden enfriarse o sudar demasiado en cuestión de minutos. Para evitar los golpes de calor en el recién nacido en verano, cuando lo saques procura hacerlo en un horario donde el sol no esté tan fuerte. Lo suyo es hacerlo por la mañana temprano entre las 9h y las 10h. En cambio por la tarde puedes sacarlo a partir de las 18h, evitando las horas de más calor.

Cuando saques a tu bebé lo ideal es utilizar prendas de fibras naturales como el algodón o el lino. Puedes vestirlo con un body o una camiseta de manga larga que transpire. De esta manera estará protegido frente al sol directo, no se quemará su cuerpecito y no pasará calor. Por último, como consejo adicional, te recomiendo que lleves siempre contigo una sabanita o una manta fina por si cambia la temperatura y necesitas taparlo.

Evita la exposición del sol directo sobre el recién nacido en verano

recién nacido en verano
Fuente: jynmeyerdesign

El mejor cuidado que puedes darle a tu bebé es mantenerlo siempre en la sombra y proteger siempre su piel de quemaduras con ayuda de un protector específico para él. Si no tienes más remedio que sacarlo a pleno sol procura que el carrito tenga una buena sombrilla. Tu hijo puede ir fresquito y resguardado del sol sin pasar calor, recuerda que los bebés no tienen el mecanismo de regulación de la temperatura bien desarrollado.

Evita ir por zonas muy soleadas en la medida de lo posible y vigila que esté bien hidratado por el camino. Si tienes que ir en coche y paras un momento evita que tu bebé se quede en el automóvil (ni cinco minutos) ya que la deshidratación ocurre muy rápido. Los coches toman temperaturas enormes para un bebé incluso podrían ocasionarle la muerte.

Los mosquitos y otros insectos ¡cuidado!

recién nacido en verano
Fuente: gayleneallgood

Ya sabes que los insectos aumentan mucho más en verano con las altas temperaturas, y sus picaduras pueden ser peligrosas para los más pequeños. Si tienes un recién nacido en casa protege su cuna y el carrito donde lo lleves a pasear con una mosquitera.

Las mosquiteras son fáciles de instalar y te ayudarán muchísimo, pero hay más cosas que puedes hacer como comprar pulseras antimosquitos. Por ejemplo mis sobrinas son alérgicas a las picaduras de los mosquitos y mi hermana tiene que tomar muchas medidas al respecto (además de la dicha mosquitera). Si aún así necesitas más cosas puedes acudir al pediatra para que te recomiende algún repelente especial y específico para la edad. Eso sí, es muy importante no echar repelente en manos o pies del bebé ya que se los puede llevar a la boca.

Por último, si buscas en internet encontrarás algunas app que emiten unos sonidos que espantan a ciertos insectos (incluidos los mosquitos). No las he probado y no se que eficacia tienen pero parece que van bastante bien. Algunas de estas aplicaciones las encontrarás por el nombre de: Tigatrapp o Anti Mosquito – Sonic Repelente.

Señales que te ayudarán a saber si tu bebé está pasando calor excesivo

recién nacido en verano
Fuente: dylan-louis

Hay algunas señales que te indicarán si tu bebé está pasando mucho calor. Algunas de estas advertencias pueden ser el lloro del pequeño (sin lágrimas) o verlo en un estado completamente apático, aletargado o agotado.

Te recomiendo echar un vistazo a su nunca y tocarla para saber si está sudando. A veces tendemos a cogerles las manos o los pies, pero estos pueden estar fríos y no serán un buen guía. Si tu hijo pasa calor puedes abanicarle suavemente para ayudarlo a cambiar de temperatura.

Por la noche no abrigues demasiado a tu recién nacido en verano pues si hace calor le basta su pañal y una camiseta de fibra natural. Ponle una sábana y retira ésta si ves que está pasando calor. También puedes dejarlo solo en pañal o cambiarlo a una habitación más fresca. Cuando tu bebé se encuentre mejor verás que recupera su actividad habitual. Si no fuera así, habría que acudir al centro médico más cercano e hidratarlo por el camino con suero (que venden en las farmacias).

¿Necesitas saber más sobre los cuidados del recién nacido en verano? ¿Sabías que los bebés también necesitan de cuidados especiales durante el invierno? ¿Te has quedado con alguna pregunta en el tintero? ¿Podrías aportar más información a cerca de este tema?

1 comentario

Dejar una respuesta