En algunas ocasiones, no prestamos a los pies la atención que se merecen.

Cuando somos adultos, muchas veces los castigamos con un calzado incómodo, con tacones demasiado altos o suelas agresivas que dañan nuestros pies y pueden llegar a desencadenar otras molestias musculares, sobre todo relacionadas con la espalda.

Pero, en los niños, el cuidado de los pies adquiere una importancia especial ya que, hasta que son adultos, están en pleno proceso de desarrollo. Por ello, una falta de atención o un calzado inadecuado pueden influir notablemente en la evolución correcta de los pies del niño.

Cuando el bebé empieza a dar sus primeros pasos es muy importante que lleve un calzado adecuado, de suelas flexibles y material resistente, para que sujete debidamente el pie. Por supuesto, no es necesario que sea un zapato ortopédico, sino, simplemente, que tenga un contrafuerte resistente para que mantenga el talón bien sujeto, con una suela flexible y que permita articular libremente el tobillo.

Muchos padres pecamos de querer llevar al niño a la moda, siempre conjuntado, con un zapato y un complemento adecuado para cada modelito. Pero tenemos que preocuparnos más por la salud del bebé y menos por el estilismo o la moda.

Es aconsejable que el niño no cambie continuamente de calzado cuando se está iniciando en la experiencia del caminar. Los médicos y traumatólogos recomiendan que utilicen siempre el mismo zapato para que el pie encuentre la mejor comodidad y adecuación al mismo. Asimismo, también aconsejan evitar el uso de zapatillas de deporte para el uso diario.

Entre los aspectos principales para elegir el calzado correcto, hay que tener en cuenta que sea la longitud y el ancho adecuado al pie del niño, que no le oprima el pie y deje espacio suficiente para el crecimiento, aunque a su vez, esté lo bastante sujeto al talón y que sea de un material transpirable y de alta calidad.

La talla del calzado es una medida orientativa que varía en función de cada fabricante. No debes preocuparte si usa un número más pequeño que otro amiguito de su misma edad, lo importante es que el calzado se ajuste debidamente al tamaño y forma del niño.

 

Dejar una respuesta