-

Desde que estoy embarazada, me cuesta controlar lo que como…

Es normal. Existen varias razones que influyen en el cambio de sensaciones alimentarias gran parte de las cuales encuentran respuesta en las hormonas.

El embarazo da lugar a nuevas emociones, que pueden dar lugar a nuevos reflejos alimentarios. Así pues, debido a la emoción, la euforia o la angustia, la futura mamá puede tener tendencia a comer diferente.

El cansancio o las náuseas también contribuyen al cambio de hábitos alimenticios.

El incierto «hay que comer por dos» causa estragos: la mujer embarazada que hasta ahora controlaba lo que comía y en qué cantidades lo hacía, se relaja y deja de imponerse aquellas normas alimentarias que antes de estar embarazada seguía y que le ayudaban a mantener la línea.

Fuente: sigvaris

También te puede interesar:
Cómo afecta la diabetes al embarazo

Lo último...

¿Qué batidora comprar para hacer papillas para bebés?

Las papillas son muy importantes para los bebés, ya que aportan proteínas y nutrientes, beneficiando su desarrollo. También son una forma de estimular en...

Defensas de los niños: ¿cómo se pueden reforzar?

Para reforzar las defensas en los niños es primordial llevar un estilo de vida saludable, es decir tener buenos hábitos y una dieta equilibrada....

Microespuma, técnica para acabar con las varices sin cirugía

El embarazo suele ser uno de los momentos más maravillosos de cualquier mujer, pero también tiene sus problemas. Uno de los más frecuentes es...

Síndrome de Burnout: lo sufren las mamás agotadas

¿Que sienten las madres que sufren el Síndrome de Burnout o agotamiento extremo? Es más común de lo que creemos y ocurre cuando la persona...

Música: ¿Qué beneficios tiene para tu bebé?

La música tiene numerosos beneficios sobre el aprendizaje del lenguaje y el desarrollo de las capacidades cognitivas de los niños.
También te puede interesar:
Qué hacer cuando el niño no tiene apetito
Además, transmite emociones, favorece la...