¿Ya te has hecho la curva de la glucosa? Para muchas mujeres embarazadas es la prueba más antipática durante el embarazo. Sirve para determinar la tolerancia a la glucosa y suele hacerse entre las semanas 24 y 28 del embarazo para detectar una posible diabetes gestacional.

En el laboratorio en el que te hagan la prueba te darán una solución de agua azucarada, que contendrá 50 gramos de glucosa. Sabe como una soda o gaseosa muy dulce y pueden ofrecértela en varios sabores (cola, naranja o lima). Tendrás que tomártela en unos cinco minutos. Te aconsejamos que te lleves un libro o una revista para entretenerte, porque tendrás que esperar una hora hasta que una enfermera te tome una muestra de sangre del brazo para ver cuál es tu nivel de azúcar en sangre. La idea es ver cómo procesa tu cuerpo ese azúcar. El resultado de la prueba lo tendrás disponible en unos días.

embarazo
Fuente: pixabay.com

Si el resultado de la analítica es demasiado alto, algo que ocurre entre el 15 y el 23 por ciento de las veces, tu médico te pedirá una prueba similar pero que dura tres horas y en la que es necesario sacar más muestras de sangre, para ver si realmente tienes diabetes del embarazo. Afortunadamente, la mayoría de las mujeres a las que les resulta positiva la primera prueba, les da negativa la segunda.

A algunas mujeres el sabor extremadamente dulce de la bebida les provoca náuseas, por eso tiene tan mala fama. En el caso de que la mujer llegara a vomitar, debería volver a repetirse la prueba. Así que intenta estar tranquila y controlar el malestar en la medida de lo posible.

Las hormonas del embarazo pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. Cuando esto sucede, los niveles de glucosa se pueden incrementar en la sangre de una mujer embarazada y provocar diabetes gestacional, que se desarrolla solo durante el embarazo. Significa que su glucosa en sangre, también denominada azúcar en sangre, es demasiado alta.

Tienes mayor riesgo de padecer diabetes gestacional si tienes más de 25 años, tienes antecedentes familiares de diabetes,tienes hipertensión arterial o ya tenías sobrepeso antes del embarazo.

Normalmente la diabetes cursa sin síntomas o con una sintomatología leve relacionada con el cansancio, el aumento de la sed, las náuseas o un aumento del apetito; en ocasiones también la visión borrosa.

Cuando la curva de la glucosa da positivo es necesario que la mujer embarazada se someta a un régimen bastante estricto. Mantener un nivel equilibrado de azúcar en sangre, es importante tanto para ti como para el crecimiento y desarrollo de tu hijo, antes y después del nacimiento .

banner letsfamily

Dejar una respuesta